Casanova creó la sociedad fantasma que simuló que iba a entrar en el Popular

Anticorrupción desvela la escenografía que diseñó el empresario

La denuncia de la Fiscalía Anticorrupción contra Trinitario Casanova por un presunto delito contra el mercado, presentada el pasado viernes, detalla toda la escenografía que urdió el empresario para simular una OPA de un grupo mexicano sobre el Banco Popular. De entrada, Blueprime, la empresa británica que había de comprar las acciones del Popular a varios titulares, entre otros a él, la creó Casanova a través de sendos bufetes de Londres y Gibraltar que contrató. Así lo ha confesado un letrado a quien Casanova, tras entregarle un borrador del falso contrato, previno que los mexicanos negarían en público la operación. Por tanto, detrás de Blueprime sólo estaba Casanova. Pero, ¿quién estaba detrás de las sucesivas noticias que publicó Negocio anticipando una OPA que nunca llegó a producirse pero revalorizó momentáneamente las acciones del Popular?

Las noticias se publicaban cuando los bancos pedían dinero a Casanova

Las noticias coincidían con las fechas en las que Fortis Bank -el banco holandés que financió a Casanova la compra del 3,5% del Popular entre noviembre de 2007 y enero de 2008 por casi 900 millones- le exigía a su firma Titánica Capital que hiciera los depósitos en efectivo que pactaron como garantía ante una bajada excesiva de las acciones del Popular, algo que ya estaba ocurriendo. El 12 de junio, el día en que Fortis le exigió un depósito de 58 millones de euros que no atendió, Negocio anunció que un grupo mexicano estudiaba una OPA al Popular. Y el digital El Confidencial precisó que cuatro grandes accionistas -entre los que se hallaba Casanova- negociaban vender al día siguiente el 30% del Popular a un grupo liderado por el mexicano Tomás Milmo. Citaba como fuente uno de dichos accionistas. El Popular experimentó un subidón del 6,7%. El volumen de negociación de acciones se cuadruplicó.

Pero Fortis, ajena a tales aparentes noticias, volvió a requerir el 13 de junio a Titánica un depósito de 39 millones de euros. Ese día, Negocio volvió a informar sobre la OPA mexicana al Popular, que, nuevamente, vio subir sus acciones, esta vez en un 5,6%. La CNMV contactó con los cuatro accionistas del Popular citados como orquestadores de la venta. Todos negaron tal operación. Todos, salvo Casanova. Milmo hizo llegar su mentís. Nada cuadraba ya. Y las acciones del Popular comenzaron a depreciarse, hasta sufrir un bajonazo de un 6,3% el 16 de junio. El 17 de junio, Negocio reiteró que los citados accionistas del Popular ya tenían una oferta, y que habían celebrado reuniones en Madrid, México y Londres. El Grupo Hispania, sociedad de Casanova que controla Titánica informó a la CNMV que había tenido reuniones en Madrid y Londres con inversores mexicanos y que la operación se haría a través de Blueprime Limited. El 18 de junio, se le exigió otros 47 millones de euros de depósito. Fortis, harto, comenzó a vender las acciones de Casanova en el Popular el 24 de junio, mientras Negocio anunciaba otra vez la OPA. Al fracasar sus maniobras, Casanova ha perdido 170 millones, según la denuncia. Negocio tiene como editora a Tumbo de Privilegios. Una empresa de Casanova, Grupo Hispania, le vendió a dicha editora toda su participación en Prensa del Sureste.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS