El presidente del BPN considera "radical y política" la nacionalización del banco portugués

La nacionalización del Banco Portugués de Negócios (BPN), anunciada el domingo por el Gobierno, agravará los problemas internos del grupo Sociedad Lusa de Negocios (SLN) y exigirá más dinero público, según pronosticó ayer Miguel Cadilhe, presidente del banco. El máximo responsable del banco convocó anoche a los medios informativos para criticar la decisión del Ejecutivo del socialista José Sócrates. "Es una decisión desproporcionada, política y radical", aseveró Cadilhe, que defendió la opción de una reforma "estructural que remunerara las acciones preferenciales", como vía para sanear la desesperada situación del BPN, con deudas en torno a 700 millones de euros. Cadilhe, que asumió la presidencia del banco en junio de este año, dijo que el Gobierno prefirió optar por la nacionalización y subrayó que "no fue obligado" a ello.

El Parlamento portugués discutirá y votará mañana el proyecto de ley de nacionalización del BPN. La Asamblea de la República debatirá también con carácter de urgencia la inyección de 4.000 millones de euros aprobada por el Gobierno para garantizar la solvencia del sistema bancario. A la espera de la luz verde del Parlamento, los dos administradores provisionales de la Caixa Geral de Depósitos (CGD) nombrados por el Banco de Portugal tomaron ayer las riendas del primer banco nacionalizado en el país vecino desde 1975, en plena Revolución de los claveles. Dichos gestores elaborarán un plan para definir si el banco es absorbido por la CGD, primer banco (público) del país, o será privatizado nuevamente, después de haber sido saneado. Las pérdidas ascienden a 700 millones de euros.

Sectores de la oposición quieren discutir no sólo el futuro del banco, sino también las responsabilidades de los directivos. Las acusaciones de graves delitos, operaciones falsas en paraísos fiscales y falta de transparencia en la gestión del banco vienen de lejos, y abarcan los años de expansión, en los inicios de la presente década, cuando el futbolista Luis Figo y el ex seleccionador Luis Felipe Scolari eran las caras más conocidas de las campañas publicitarias.

En 2002, el BPN adquirió el Banco Insular, de Cabo Verde, a través del cual realizó numerosas operaciones que nunca figuraron en la contabilidad. La Operación Furacao, lanzada en 2005 por el Gobierno, permitió obtener pruebas de los graves delitos cometidos por el BPN.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 03 de noviembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50