Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La carrera hacia la Casa Blanca | El voto de los indecisos

La campaña se decide en territorio republicano

A tres días de las elecciones, uno de cada siete votantes se declara indeciso

Se trata de repetir, por si aún no ha calado, el mismo argumento durante las últimas 72 horas finales hasta que llegue el primer martes después del primer lunes de noviembre. Y para ello los candidatos a la Casa Blanca han iniciado una carrera frenética en ocho Estados de la Unión donde existen tres diferentes husos horarios.

John McCain prosigue su caricatura de Barack Obama como un radical que poco menos que instaurará, con su plan impositivo, el socialismo en el país y reducirá a la pobreza al pequeño y mediano empresario. Por su parte, el candidato demócrata a la Casa Blanca insiste en identificar a su rival republicano con el actual presidente de Estados Unidos, George W. Bush, gran ausente de esta campaña. Bush está desaparecido de la escena y, curiosamente, nadie pregunta por qué o le reclama para los actos políticos o sociales donde se intentan arañar votos.

Como los sondeos dicen que Obama tiene una ligera ventaja en Virginia y como ese Estado no vota por un demócrata desde que eligió a Lyndon B. Johnson en 1964, McCain madrugó y ayer se desgañitaba en Newport News (Virginia). Luego pasaría por Springfield y más tarde volaría a Nueva York, donde tenía previsto participar anoche en el programa Saturday Night Live junto a Ben Affleck, redomado militante demócrata.

Obama tiene una agenda más ambiciosa. No en vano persigue Estados que hasta ahora la historia indica que no le corresponden. Pero las estadísticas tienen una nueva versión de los hechos que contradice a la tozuda tradición. El candidato demócrata está embarcado en un viaje de costa a costa para intentar lograr el voto en lugares tan dispares como Nevada, Carolina del Norte, Misuri, Virginia, Ohio y Florida. Todos, feudos republicanos ganados por Bush en 2004.

Así que si ayer era sábado Obama estuvo a primera hora en Nevada, luego saltó a Colorado y acabó el día en Misuri. Si hoy es domingo el demócrata se dejará la piel en Ohio, aunque tendrá la recompensa de acabar la jornada junto al Boss, ya que Bruce Springsteen ha decidido unirse una vez más a la marea del cambio y tocará en un mitin del demócrata en Cleveland. Y mañana, cuando el calendario informe de que es lunes y quede un día para "hacer historia" y ya sólo falten horas para que concluya la campaña más larga de la historia de Estados Unidos, Obama cortejará Virginia, Carolina del Norte y Florida, siempre Florida. "Estamos a cuatro días de cambiar los Estados Unidos de América", dijo Obama el viernes por la noche en una reunión en Indiana, uno de los ocho Estados que de rojo podría pasar a ser azul, colores que respectivamente identifican a los republicanos y los demócratas.

Un último sondeo de Associated Press-Yahoo News sitúa a Obama en cabeza con un 51% frente al 43% que otorga a McCain. Pero a tres días de las elecciones, uno de cada siete votantes, un 14% del cuerpo electoral, se define todavía indeciso o dice que su voto podría cambiar en el último minuto.

Ese mismo sondeo ofrece datos más frívolos. Dice que los votantes de McCain se han ido sintiendo más y más hundidos en las últimas semanas mientras que ese mismo sentimiento ha inyectado todavía más confianza y energía en los seguidores de Obama.

Feudos de Bush

- El candidato demócrata está embarcado en un viaje de costa a costa para intentar lograr el voto en lugares tan dispares como Nevada, Carolina del Norte, Misuri, Virginia, Ohio y Florida. Todos, feudos republicanos ganados por Bush en 2004.

>b>- Como los sondeos dicen que Obama tiene una ligera ventaja en Virginia y como ese Estado no vota por un demócrata desde que eligió a Lyndon B. Johnson en 1964, McCain madrugó y se desgañitaba ayer en Newport News (Virginia).

- Una encuesta de Associated Press-Yahoo News sitúa a Obama en cabeza con un 51% frente al 43% que otorga a McCain. Los votantes de éste empiezan a sentirse como los perdedores de las elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de noviembre de 2008

Más información