Entrevista:TERESA TÁBOAS | Conselleira de Vivenda e Solo

"El plan de vivienda es un antídoto contra la crisis"

"A mí es que me encanta", asegura Teresa Táboas (Ciudad de México, 1961) mientras ojea las fichas del Plan Sectorial. Para la conselleira de Vivenda, lejos de desbaratarse por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, el plan es la receta de la conselleira contra la crisis.

Pregunta. 45.000 viviendas, 5.200 millones de euros de negocio, 300.000 empleos... ¿No exagera con el Plan Sectorial?

Respuesta. El Plan Sectorial de Vivenda, ante todo, es un antídoto contra la crisis. Para las familias, porque van a poder tener una vivienda de alta calidad con un precio que no supone un sobreesfuerzo. Para el sector de la construcción: a través del plan sectorial, en su vida útil, se van a crear alrededor de 300.000 puestos de trabajo, directos e indirectos. Por tanto, va a evitar la destrucción de más empleo en ese sector. Y para los ayuntamientos, porque hay muchos sin planeamiento y otros donde, a veces, la iniciativa privada no es capaz de gestionar las bolsas de suelo. Y supondrá ingresos para los ayuntamientos por licencias de obras. Es importante.

"Si las elecciones son en marzo, estaremos justos de tiempo con el plan sectorial"
"Lo prioritario de las normas no son los arquitectos, sino los gallegos"
"No estoy a favor de que el ministerio adquiera suelo a especuladores"
"Como nacionalista, quiero territorializar todos los fondos del ministerio"

P. Hay una cifra que se desconoce. ¿Cuánto va invertir la Xunta anualmente en el Plan Sectorial?

R. El plan está fragmentado en 94 piezas. Cada una tiene su presupuesto concreto, tanto en la compra de suelo, urbanización, etcétera. Y se irán desarrollando como actuación privada y pública. Porque nosotros desarrollamos el suelo, pero al mismo tiempo ya se están vendiendo las parcelas, lo mismo que hicimos con los 540.000 metros que desarrollamos este año, que ya estamos vendiendo. Aquí la principal inversión es del sector privado. El público, lo que hace es cooperar, gestionar, planificar, regular y desarrollar. El coste para nosotros es la obtención del suelo y la urbanización, pero eso es una inversión que retorna a la Administración a través de las ventas de parcelas.

P. ¿Pero cuánto invertirá la Xunta el próximo año, por ejemplo?

R. Lo harán las [sociedades de gestión urbanística] xestures, que serán las que lo gestionen como han hecho con el suelo empresarial, al que se le dio en estos tres años un avance que me sorprende hasta a mí. Estamos en una cifra, entre ya ejecutado y en ejecución, de 17 millones de metros cuadrados. El Gobierno anterior en 16 años no llegó a 10 millones. Ahora, estas sociedades se reestructurarán para dedicarse al plan sectorial. ¿Una cifra? Habría que desglosarlo.

P. ¿Dará tiempo a aprobar el plan esta legislatura?

R. Si las elecciones son en marzo, va a estar justo. Pero lo intentaremos acelerar en la medida de lo posible.

P. El PP le acusa de no haber puesto ni una vivienda de protección pública en el mercado.

R. El problema de estar en la oposición y no haber hecho política de vivienda es que hace difícil tener un discurso coherente. Entonces, para atacar se utiliza la falta de verdad. Ahí están los datos. El PP licitaba una media de 300 viviendas por año; nosotros, 600. Duplicamos la licitación. Vivienda en alquiler: parece mentira que una fuerza política haya sido capaz de crear una herramienta que hizo tanto daño al mercado del alquiler, incrementando hasta el 25% los precios. El PP no puede aceptar que por primera vez en nuestro país se esté haciendo una auténtica política de vivienda, ni que la licitación de vivienda protegida se incrementara un 34%, un 15% la rehabilitación... Pero ellos tienen que atacar, y parece que les sirve todo: la falta de verdad, la demagogia...

P. La Lei de Vivenda se redactó durante la burbuja inmobiliaria. ¿Servirá para el pinchazo inmobiliario?

R. La ley no se redactó por lo que estaba pasando en el mercado inmobiliario, sino como verdadero código del acceso a la vivienda de gallegos y gallegas. Lo que impregna la ley es su carácter social. No está pensada para evitar lo que estaba sucediendo. Para eso están la ley de medidas urgentes, el plan sectorial... La ley anterior, de 2003, hablaba de compradores y vendedores, era una ley mercantilista, que es como el PP entiende la vivienda, como un bien de consumo.

P. ¿Cuántas viviendas vacías y en mal estado calcula que expropiará la Xunta en aplicación de la nueva ley?

R. No se puede calcular, porque eso depende de la voluntad del propietario. La ley permite expropiar edificios en peligro de derrumbarse, pero hay dos pasos anteriores: darle ayudas al propietario y, si no le interesan, que ceda el edificio a la Xunta, que lo arregla y, una vez recuperado el 70% de la inversión, se le devuelve al propietario ya rehabilitado. Si ninguna de estas dos medidas se aceptan, el último paso sería la expropiación. Por eso no podemos hacer un cálculo. Puede ser que nunca se llegue a expropiar nada.

P. Era reticente a negociar con los arquitectos, pero al final hay un grupo de trabajo para modificar las Normas del Hábitat.

R. El colegio de arquitectos hace aportaciones, pero el decreto no se va a modificar. Este asunto está más que hablado. Hay un comité para mejorar, para hablar temas... Son aclaraciones, pero no modificaciones. Lo prioritario en las Normas del Hábitat no son los arquitectos, sino los gallegos, que ven cómo esta norma mejora sus viviendas.

P. ¿Qué efecto están teniendo en Galicia las ayudas del ministerio al alquiler?

R. No están teniendo un efecto inflacionista gracias a nosotros, que nos pusimos tercos, porfiamos y conseguimos incluir una disposición adicional que permite limitar el precio del alquiler para poder recibir la ayuda. Eso nos permitió evitar la inflación de otras comunidades donde no se aplicó ese límite. Teníamos la experiencia de la bolsa de alquiler. Tuvimos un problema en Galicia con esas ayudas directas, sin control, que acabaron convirtiendo el alquiler en un disparate y un caos de especulación. Pusimos un límite de 600 euros en las ciudades y 500 en el resto, y eso nos permite estar en un incremento del 3,2%, por debajo del 4,5% de media estatal.

P. ¿Qué le parece la decisión del ministerio de comprar suelo a promotores en apuros?

R. No estoy a favor nunca de comprar con fondos públicos suelo que fue adquirido para especular con él; estoy a favor de planificar el suelo, que es diferente.

P. ¿Es contraria a aplicar esa medida en Galicia?

R. Son 300 millones para todo el Estado, de los que a Galicia le corresponden como 21 millones, que para lo que resta de legislatura es muy poco dinero. Pero estamos en conversaciones para hacer la planificación que tenemos nosotros, para que se haga a través de la planificación pública. El dinero público es limitado, nunca llega a nada, y hay que saber dónde se invierte.

P. ¿Qué opinión le merece el Plan Estatal de Vivienda?

R. Galicia ha hecho muchas propuestas. Algunas están recogidas, como declarar áreas de rehabilitación integral en núcleos rurales, que se pueda calificar como protegida toda la vivienda libre que está sin vender... Y que se puedan territorializar los fondos de vivienda, porque cada comunidad autónoma tiene una realidad diferente. Algunas en los últimos años tienen un incremento espectacular de la población por la inmigración. Nosotros tenemos una dispersión poblacional con muchos núcleos pequeños. El ministerio ve la realidad en un conjunto que no existe, porque el Estado español no es homogéneo. Canarias no tiene ningún núcleo de población menor a 5.000 habitantes. Aquí lo son casi todos. Otra propuesta de Galicia es que el plan blinde por parte de las entidades financieras la concesión de préstamos a promotores y compradores. Que el convenio del ministerio con las entidades financieras no tenga ambigüedades.

P. ¿Está en contra de la existencia de un plan estatal de vivienda?

R. Las competencias están transferidas. Lo que hay son fondos estatales que, si se quiere gestionar una parte con un denominador común, será una parte pequeña, pero el resto se tiene que hacer desde las comunidades. Es lo que pedimos. Yo, como conselleira nacionalista, lo que quiero es que se territorialicen todos los fondos, y capacidad recaudatoria, como los vascos y los navarros, que hacen su política fuera del Plan Estatal de Vivienda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 01 de noviembre de 2008.