'Txeroki' adiestraba a los etarras detenidos en Navarra

El juez Pedraz envía a prisión al nuevo 'comando Nafarroa'

El juez Santiago Pedraz cree que Aurken Sola y Xabier Rey, dos de los cuatro supuestos etarras detenidos el pasado martes en Navarra y Valencia, forman parte de "un comando autónomo de legales de ETA [no fichados] con la suficiente formación y material necesario" para realizar atentados. Según el auto de prisión que dictó ayer contra ellos el magistrado, ambos etarras seguían instrucciones del jefe del aparato militar de ETA, Garikoitz Azpiazu, Txeroki, con el que mantuvieron un reciente encuentro en Francia. El juez interrogó ayer a los cuatro detenidos de este nuevo comando Nafarroa -los dos citados más Araitz Amatria Jiménez y Sergio Baoda Espoz- y decretó prisión contra todos ellos.

Más información

Los cuatro fueron detenidos el pasado martes en una operación contra un nuevo comando Nafarroa desarrollada en Navarra y Valencia. Se les imputan delitos de pertenencia y colaboración con banda terrorista, así como otros de tenencia de explosivos, conspiración para el asesinato y depósito de armas. Pedraz motiva en su auto las órdenes de prisión. Sobre Sola y Rey, subraya que la policía detectó un viaje que ambos efectuaron a Francia para reunirse con Txeroki. Y que se alojaron en un inmueble de la urbanización Residence Lissardy, propiedad de una tía de Amatria (compañera sentimental de Rey). Además, los agentes descubrieron la existencia de un trastero alquilado por Rey que fue utilizado para guardar material que extrajeron de un zulo.

Ese trastero fue registrado por la policía y en él se halló material apto para fabricar artefactos explosivos, dos revólveres y documentación relacionada con ETA. En la casa particular de Sola, los agentes se incautaron de memorias USB cuyo contenido está relacionado con ETA.

A Boada y Amatria les atribuye Pedraz un delito de colaboración con banda armada. Respecto a Amatria, el auto indica que colaboró con Rey, su compañero sentimental, apoyando sus movimientos y facilitándole información sobre los controles policiales en Pamplona.

El auto añade, en relación con Boada, que se detectaron contactos en su domicilio entre Rey y Amatria, y que les entregó una serie de efectos informáticos pendientes de análisis. De los cuatro, Boada fue el único que accedió a declarar ante el juez: negó tener relación con la banda.

El juez Santiago Pedraz.
El juez Santiago Pedraz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 01 de noviembre de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50