Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ICV lleva al Congreso una propuesta para rebajar las tarifas del AVE

El AVE es caro. A partir de esa premisa, el diputado de ICV-EUiA, Joan Herrera, y Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida, han presentado en el Congreso una proposición no de ley para que Fomento aplique tarifas más reducidas al trayecto entre Barcelona y Madrid, unas tarifas que no expulsen a los ciudadanos que antes utilizaban los servicios de Altaria y Alvia (hoy suprimidos), cuyo coste para ida y vuelta era de unos 90 euros, frente a los 198 euros del AVE directo.

La proposición de ICV no se atiene sólo a la defensa del ferrocarril como modo de transporte: también tiene en cuenta que el tren es un medio de viajar mucho menos contaminante que el avión o los autobuses, desde la perspectiva de las emisiones de gases de efecto invernadero.

La situación actual, sostiene el preámbulo de la proposición, donde se argumenta su oportunidad, es paradójica: el Gobierno central pone en marcha un tren que, según los casos, realiza el trayecto en 2,38 horas o en 3,24 horas. Los trenes anteriores al AVE efectuaban el mismo recorrido en un tiempo de 3,55 horas. Es decir, el AVE supone un ahorro de entre el 15% y el 35%, pero el precio ha pasado de 90 euros a 168 (para los AVE que realizan paradas intermedias) y a 198 euros en el caso de los directos. Es decir, el aumento alcanza en estos últimos el 120%.

Pocas plazas

Es cierto, exponen los diputados Herrera y Llamazares, que queda la solución del Estrella-Costa Brava, que sigue circulando por las antiguas vías de ancho ibérico. Pero conseguir plazas para este tren no resulta fácil, como también es difícil obtener plazas con tarifas de Internet dado que el porcentaje de éstas es muy corto y la antelación exigida bastante alta. El resultado, señalan, es que mientras el tren capta pasaje del avión, los antiguos pasajeros del tren se pasan, simplemente por cuestión de precios, a los autocares.

ICV no propone que se rebajen todas las plazas del tren, pero sí que Renfe ofrezca un número suficiente en las llamadas "horas valle", es decir, cuando también baja la punta de demanda. Estas tarifas no deberían superar los 90 euros para ida y vuelta de los antiguos trenes de ancho ibérico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de noviembre de 2008