Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP busca en el baúl soluciones a la crisis

Alicia Sánchez-Camacho reivindica las recetas liberales de Milton Friedman

Viejas recetas para situaciones y crisis nuevas. Eso es lo que piensa el Partido Popular. Y cuando la crisis bancaria, la hipotecaria y la inmobiliaria han cristalizado y la causa parece cosa de la perversión del capitalismo, el PP recupera a Milton Friedman. Se trata del padre del liberalismo moderno, que inspiró al presidente norteamericano Ronald Reagan y la primera ministra británica Margaret Thatcher, además de a los neocon que han flanqueado al presidente George W Bush. El Institut Catalunya Futur -la FAES catalana-, que lidera la presidenta de los populares catalanes, Alicia Sánchez-Camacho, reivindica a Friedman, Nobel de Economía en 1976 y padre del monetarismo neoclásico y del capitalismo de laissez faire.

Sánchez-Camacho, acompañada del hijo del famoso economista, David Friedman -que propugna y defiende la herencia de su padre-, sostuvo que "en tiempos de crisis, cuando muchos hablan de nacionalización o intervencionismo, es oportuno reeditar este libro". Se refería a Libertad de elegir, que Friedman escribió en 1980 con su mujer, Rose, y que fue presentado ayer en Fomento del Trabajo. La líder del PP catalán manifestó que "la libertad es progreso" y subrayó que su formación quiere que "Cataluña sea líder económicamente, también en España, y sobre todo en libertad".

Ante un auditorio propicio, en el que se encontraba la plana mayor del grupo parlamentario del PP y personalidades como el presidente de la Fepime, Eusebi Cima, la presidenta de los populares catalanes señaló que "el liberalismo no es en ningún caso que las instituciones sean pasivas". Y aprovechó para censurar la "parálisis" de los gobiernos catalán y central ante la crisis. Es más, Sánchez-Camacho indicó que "frente al drama del crecimiento del desempleo las recetas liberales nos permiten acentuar la productividad".

El director ejecutivo de Fomento del Trabajo, Joaquín Trigo, aprovechó la presencia del profesor David Friedman para lanzar varias soflamas, más que liberales, libertarias. Trigo acusó a la clase política de ser "el infierno" y aseguró que "cuando uno gestiona dinero ajeno le da por tunear el coche", en referencia a los extras del automóvil oficial del presidente del Parlament, Ernest Benach. Finalmente, David Friedman aprovechó para dar una lección de economía recreativa de trasfondo liberal en la que, entre otras cosas, comparó el matrimonio con un eficiente contrato a largo plazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 2008