Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El libro que no pudo ver Lugrís

Un volumen reúne poemas, cuentos y ensayos del pintor

Balada de los mares del norte es mucho más que la primera recopilación de la obra escrita del pintor Urbano Lugrís (A Coruña, 1908-Vigo, 1973). Aparte de la relevencia que en sí misma contiene la vertiente más desconocida de uno de los genios de la pintura moderna situado en el cuadro de honor del surrealismo gallego, es una suerte de obra póstuma. "Es el libro que hubiese querido publicar el propio pintor, como reveló a Emilio Quesada en una entrevista de 1961", explica la profesora de la Universidad de A Coruña, Olivia Rodríguez, artífice de la edición crítica que ve la luz en la Editora Alvarellos justo cuando se conmemora el centenario del creador.

Por lo menos, el destino dejó la tarea que no pudo completar Lugrís en manos de alguien que casi es de la familia, ya que la investigadora es hija de Mariano Tudela, escritor y cofundador, junto con el artista, de la efervescente revista Atlántida. El pintor siempre estuvo flotando entre sus recuerdos domésticos, pero realmente esta especialista en Teoría de la Literatura lo descubrió como escritor en 1999. Entonces decidió lanzarse a la tarea ingente de bucear en archivos y hemerotecas, así como en los fondos personales de su padre y de otros amigos y colaboradores de Lugrís, quien acostumbraba a "recitar de memoria, escribir en servilletas, regalar y perder poemas", rememora Martínez.

El editor Henrique Alvarellos le dio a Olivia Rodríguez la idea de hacer el libro, que ayer presentaron en la librería Librouro de Vigo acompañados por el escritor Xosé Luís Méndez Ferrín, gran admirador de Lugrís. De ahí nace este volumen que supera las 300 páginas y que reúne escritos datados entre 1942 y 1973. Clasificar todo el material fue la tarea más laboriosa para Martínez, quien, después de limpiar de errores y fallos de imprenta algunos textos y de recomponer muchos manuscritos, reconoce que "aún puede haber escritos perdidos porque se trata de obras muy desconocidas".

Escritura bilingüe

El material, en el que indistintamente se combinan el gallego y el castellano, se articula en tres bloques: poemas, cuentos y ensayos literarios y periodísticos. "Uno de los cuentos más interesantes", comenta la recopiladora, "es El tesoro de las islas Cíes, del que hasta ahora sólo conocíamos su segunda parte y que en este libro se puede leer completo. El relato fue publicado en dos entregas y la primera se creía perdida".

Sobre los rasgos más característicos de la escritura de Lugrís, la investigadora destaca la plasticidad de su lenguaje y su capacidad para recrear los sentidos que se funden en un magma de referencias musicales y literarias sobre fondo marino. Heredero de un patrimonio intelectual que lo abocó a participar de la revitalización de la cultura gallega, Lugrís se sabía La Odisea de cabo a rabo, pero también fue un "culturalista de la tradición popular".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de octubre de 2008