Dos motoristas fallecen en las inmediaciones de Cheste

La A-7 registró ayer colas de hasta cinco kilómetros

"No nos dejan hacer nada", se lamentaba ayer uno de los miles de aficionados al motociclismo que llenaban el municipio de Cheste. La localidad acoge este fin de semana, por décimo año consecutivo, la celebración del Gran Premio de la Comunidad Valenciana. Y pese al control y el aumento de las restricciones -agentes de seguridad limitaban el acceso de los aficionados en moto al centro de la ciudad- hubo que lamentar dos accidentes mortales.

A las 20.30 del viernes fallecía un motorista de 38 años en un accidente de tráfico registrado en la CV-50 que une Tavernes de la Valldigna y Llíria a la altura de Cheste. Más tarde, a las 00.45, fallecía el segundo motorista, un varón de 47 años. En el siniestro, una colisión entre una motocicleta, un turismo y una furgoneta, resultaron heridas otras dos personas, una de ellas de carácter grave. El accidente se produjo en el kilómetro 332 de la A-3 en dirección a Cheste.

Ayer, la A-7 registró hasta cinco kilómetros de retenciones, fundamentalmente a la altura del municipio valenciano de Chiva. Aunque las retenciones empezaron a primera hora de la mañana entre Chiva y Cheste, destino de la inmensa mayoría, las colas fueron creciendo a mediodía, a medida que se aproximaba la hora prevista para las vueltas de clasificación de Moto GP, la categoría reina.

Además de un par de controles de la Policía Local a la salida de Valencia, unos 500 guardias civiles se encargaron de garantizar la seguridad en los accesos al circuito de motociclismo. Además, estos agentes debían reordenar el tráfico y distribuir a los aficionados que se desplazaban en vehículo propio, pues las zonas de aparcamiento se sitúan esta vez en dos polígonos industriales cercanos debido al mal estado de las inmediaciones del circuito por las recientes lluvias.

El subdelegado del Gobierno en Valencia, Luis Felipe Martínez, pidió ayer paciencia a los aficionados "por si se produce alguna retención". "Deben acudir con los ánimos templados", aseguró. Aunque se prevé una mejora del tiempo, reclamó "una velocidad moderada acorde con la situación del asfalto mojado". No en vano, las colas hoy, día de la prueba, serán mayores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50