Entrevista:VALENTINO ROSSI | Piloto de Yamaha y seis veces campeón del mundo de MotoGP | Gran Premio de la Comunidad Valenciana

"Tuve miedo de no volver a ganar"

Tras vivir su peor época, Valentino Rossi (Tavullia, Italia; 1979) vuelve a ser el hombre de éxito, el triunfador, que los moteros de todo el mundo adoran. De repente, pasó de ser imbatible a ser vulnerable en las pistas y de mito a estafador por sus problemas con el fisco de su país. Reorganizada su vida, Il Dottore recuperó el título mundial de MotoGP en Japón, el sexto de su colección, y mañana disputará la última carrera de la temporada en Cheste (Valencia), donde hace dos años empezó su calvario con una caída.

Pregunta. ¿Cómo supo que la clave para volver a ganar era cambiar de neumáticos Michelin a Bridgestone?

Respuesta. Nada más comenzar la temporada, ya supe que sería un año muy complicado. Pero el momento clave, en el que vimos que teníamos que hacer algo, fue en Montmeló. Ésa fue la única vez en que, en un duelo cuerpo a cuerpo con [Casey] Stoner, me ganó. Rodando junto a él, me di cuenta de que su moto tenía más grip [adherencia]. Y luego, en Laguna Seca, donde Michelin sufrió tanto, ya vimos que debíamos preparar el cambio a Bridgestone para este año.

"Con cinco títulos, te relajas. Ahora empieza la segunda parte de mi carrera"
"Mi vida ha cambiado mucho. Es como si hubiera retrocedido diez años"

Más información

P. Mucha gente aseguró que el título de Stoner fue sólo consecuencia de los neumáticos. ¿Por qué este año no se tiene con usted esa misma percepción?

R. Es verdad que el año pasado Stoner tenía una moto muy rápida y unos neumáticos fantásticos. Pero es que, además, fue el más fuerte de todos. En cualquier caso, se mereció ganar porque fue el más rápido y el que pilotó mejor. Este año el campeonato ha sido un poco distinto. Pero, en cualquier caso, si yo no hubiera corrido con Bridgestone, ganar habría sido muy difícil.

P. ¿Qué pasará la próxima temporada, cuando se instaure la monogoma de Bridgestone?

R. Todos comenzaremos desde cero y vamos a tener que adaptarnos. Tendremos que pilotar de forma distinta porque los neumáticos tendrán menos adherencia y también tendremos que cambiar la puesta a punto. Pero, como será igual para todos, seré competitivo si en Yamaha siguen trabajando como hasta ahora. Lo mejor de esto es que las carreras serán mucho más vistosas, como las que se veían hasta 2006.

P. ¿Cómo hizo de la M1 una moto ganadora en cinco meses?

R. El problema del año pasado fue que las fábricas japonesas no acertaron con sus primeras motos de 800cc mientras que Ducati trabajó mucho mejor y fabricó una mucho más rápida. Este año, en Yamaha han trabajado mucho más. Se han implicado porque les dije que mi intención era la de retirarme en este equipo. Eso sí, siempre que pudieran ofrecerme una moto que fuera lo suficientemente competitiva para ganar. Ésa ha sido la gran motivación de Yamaha.

P. ¿Cuesta más dar la vuelta a una moto o ganar carreras?

R. Ganar en la pista es difícil, pero lo bueno es que sólo depende de ti. Optimizar una moto y convertirla en competitiva cuando no lo es no puedes hacerlo tú solo. Necesitas ayuda, una fábrica como Yamaha o como Honda, con mucha gente que te ayude.

P. Por cómo se encontró la moto Jorge Lorenzo, ¿se siente un poco partícipe de su éxito en su primer año en MotoGP?

R. Lorenzo me debe parte de su éxito. Si hubiera llegado el año pasado, habría tenido muchos más problemas. Está claro que tiene un gran talento, pero en otro equipo habría sufrido más. Ahora, las diferencias entre un equipo oficial y uno satélite son mucho mayores que antes. Hasta hace un par de años, una moto de Gresini podía ganar el Mundial. Ahora, no. De todas formas, Lorenzo iría rápido con cualquier moto porque es muy buen piloto.

P. ¿El trato entre ustedes?

R. Tenemos buena relación. Somos dos corredores rápidos que queremos ganar, pero no hemos tenido ningún problema. Él se ha fijado mucho en mi trabajo y yo también he estado atento a él. Si dos pilotos van rápido, es mucho más fácil mejorar una moto. Naturalmente, tengo más experiencia que él y es normal que haya hecho un mayor trabajo de desarrollo, pero su información también me ha servido.

P. ¿Pensaba que las cosas le irían tan mal a Dani Pedrosa?

R. Admiro a Pedrosa. Me gusta mucho cómo conduce. Sabía que este año cualquiera que corriera con Michelin tendría muchos problemas para ganar. Hasta Alemania

[Pedrosa se cayó, se lesionó y no corrió el siguiente gran premio], iba líder del Mundial y rodaba muy fuerte. Pero, aunque no se hubiera hecho daño, tampoco habría ganado el título porque los Bridgestone han demostrado ser muy superiores.

P. ¿Habría cambiado de neumáticos a mitad año como él?

R. Yo hubiera esperado a final de año porque una decisión así conlleva mucho riesgo y presión. Todo el mundo se le ha echado encima.

P. ¿Cómo recibirá el año que viene a Sete Gibernau?

R. Estoy contento de que vuelva a correr. Aunque es un poco mayor [35 años], todavía es capaz de ir rápido. Me disgustó que dejara de correr. Se equivocó porque se retiró demasiado pronto.

P. ¿No se siente un poco responsable de que lo dejara?

R. La principal responsable de que Sete dejara de correr fue su novia [suelta una carcajada].

P. Usted corrió contra él y ahora contra Pedrosa, Lorenzo, Stoner y los jóvenes. ¿Hay más nivel que cuando corría Sete?

R. Efectivamente. Ganar ahora me cuesta mucho más. Pedrosa y Stoner son más rápidos que Gibernau y Biaggi.

P. En Japón reconoció que uno de los factores que le impidieron ganar en 2006 y 2007 fue que llegó a creerse invencible. ¿Cómo se corrigió?

R. Para cambiar el chip y poder ir rápido en la pista es fundamental tener serenidad y tranquilidad fuera. Se requiere tener una vida relajada para poder pensar en la moto cuando estás en casa. No es que me creyera invencible, pero, cuando uno gana cinco Mundiales seguidos, es normal que baje la guardia y se relaje.

P. ¿Ha cambiado su vida fuera de los circuitos?

R. Mucho. Ahora puedo dedicar mucho más tiempo a distraerme, a relajarme y a salir con la moto de cross. Es como si hubiera retrocedido diez años.

P. ¿Llegó a pensar que no podría volver a ganar?

R. En algún momento, sí tuve miedo, pero siempre pensé que ganaría otra vez.

P. ¿Y ahora qué le motiva a seguir corriendo?

R. Ahora empieza la segunda parte de mi carrera. La primera concluyó en 2007. Hasta entonces había ganado muchos títulos y también había perdido. Este año ha habido muchos cambios en mi vida, en la forma de organizarme, y mis días son ahora distintos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 24 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50