Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Talentos

Los rockeros se reconcilian con el abuelo Dylan

Tras el desdén de los ochenta, nuevos grupos redescubren al cantautor

Hace un par de años, el universo de la música independiente, haciendo gala de su proverbial imprevisibilidad, decidió reivindicar la figura de Bruce Springsteen. Antaño denostado por encarnar todos y cada uno de los valores contra los que en teoría se define lo alternativo, el de Nueva Jersey era rehabilitado para la causa underground. Este año le toca a Dylan.

"Las bandas se están dando cuenta de que hubo vida antes de Nirvana"

The War On Drugs fabrica una música que no pasaría un control 'antidoping'

A diferencia del autor de Born to run, el viejo Bob no necesita de nadie que le recuerde a las nuevas generaciones que su influencia en la música popular es casi inabarcable. Rehabilitado primero por la crítica, que vuelve a estar de su lado, el creador de Blonde on blonde es hoy también celebrado como influencia capital en bandas como The War On Drugs, The Walkmen o Felice Brothers. "La prensa acostumbra a recalcar lo mucho que mi voz se parece a la de Dylan, pero eso no ha sido siempre así. Ha llegado con la edad y de forma accidental. De cualquier modo, no voy a negar su influencia en nuestra música", comenta Hamilton Leithauser, líder de los neoyorquinos The Walkmen, una banda surgida a rebufo de la explosión del nuevo rock and roll que trajo The Strokes y que, con el tiempo, ha mutado a una suerte de pop dylaniano, de cuando el viejo Bob era igual que Cate Blanchett. "Imagínate si es importante el genio en mi música, que el primer tipo que me enseñó a tocar a la guitarra era clavado a él. Fue la primera persona mayor a la que tuteé en mi vida", recuerda Hamilton.

The War On Drugs, por su parte, llegan desde Filadelfia, y su sonido se aproxima mucho a lo que hubiera sucedido si el de Minnesota en vez de juntarse con The Band lo hubiese hecho con The Velvet Undergound. Adam Granduciel, voz y guitarrista del combo, reconoce la influencia de Dylan en la forma de estructurar los temas y, sobre todo, en la manera de construir las letras. "Más allá de cualquier otra cosa, lo que siempre me ha fascinado más de él ha sido su facilidad para contar historias. Me encanta ese Dylan de carretera y manta".

Experimentales y perfectamente engrasados, The War On Drugs son tal vez la más exitosa aproximación del rock underground al mito Dylan, algo que, de alguna manera, se anunciaba ya en la banda sonora de I'm not there y que parece convertirse en tendencia. "Creo que las bandas actuales empiezan a darse cuenta de que hubo vida antes de Nirvana y eso no puede ser más que bueno. Venimos de una época en la que la gente joven parecía despreciar con demasiada facilidad los mitos de sus padres. Afortunadamente, eso ya es historia. También es cierto que ya no existen buenas o malas influencias. Hasta los modernos van a los conciertos de Springsteen".

Si The Walkmen son un Dylan urbanita y algo claustrofóbico y The War On Drugs fabrican música experimental de carretera que no pasaría ningún control antidoping, Felice Brothers se agarran al legado más rupestre del de Minnesota con un folk rock revisionista pero extremadamente vibrante. Entre The basement tapes y Nashville Skyline se sitúa este combo cuyo más memorable concierto sucedió en el Festival de Newport, exactamente el mismo lugar en el que un espontáneo bautizó a Dylan como Judas. "Se cortó la electricidad y tuvimos que tocar a pelo. Fue mágico. Especialmente, en un lugar que es una parte viva de la historia de la música", recuerda James Felice. "Todo el mundo insiste en emparentarnos con Dylan, pero nosotros tratamos de no prestar demasiada atención a todo eso. Debes mirar hacia dentro, jamás hacia fuera. Como hizo él. ¿Acaso cree alguien que le importó una mierda que los integristas del folk le crucificaran cuando enchufó su guitarra? En esa actitud sí que puedo reconocer la influencia de Dylan. Me interesa incluso más el Dylan de la película Don't look back que el de los discos", concluye.

Sugerencias

- The War On Drugs. El debut de la banda, Wagonwheel blues (Houston Party), ha seducido a la crítica con su sonido expansivo y sus melodías de carretera envenenada. El día 25 actúan en el Heineken Greenspace de Valencia.

- The Felice Brothers. Dylan viajó hasta su condado para inspirarse. Ellos se pueden permitir ir andando hasta la granja de pollos donde graban su folk rock, como el de The Felice Brothers (PIAS).

- The Walkmen. De espaldas al fenómeno africano que arrasa entre los más modernos de Brooklyn, en You and me (Gigantic) ahondan en sus manierismos dylanianos.

- Bob Dylan. Tell tale signs The bootleg series Vol. 8 (Sony BMG). Versiones irreconocibles en directo, tomas alternativas y gratas sorpresas de su más reciente y celebrado cancionero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de octubre de 2008

Más información