Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:MIGUEL BOTELLA | Responsable de la exhumación del poeta | La recuperación de la memoria histórica

"Si no es él, los restos hallados serán tan dignos como los suyos"

El antropólogo Miguel Botella (1949, Granada), que está previsto que coordine los trabajos de exhumación e identificación de los cuerpos enterrados en la fosa donde se cree que están los restos de Federico García Lorca, tiene diseñado ya el plan. Botella dirige el Laboratorio de Antropología Física de la Universidad de Granada (UGR) y su experiencia en México o Chile, entre otros, le avala.

Pregunta. ¿Qué es lo primero que hay que hacer?

Respuesta. Limpiar el terreno. Pasar el georradar e identificar las fosas, porque habrá más de una. Después se hará una excavación con los arqueólogos y antropólogos juntos hasta llegar al lugar en el que están los restos. Se individualizarán allí, in situ. Se hará un primer estudio por si hay fracturas, para ver la posición en la que están los restos... Todo eso no ve después en el laboratorio. En él hacemos ya el estudio completo y la identificación, y si es necesario el análisis de ADN.

P. ¿Cuál es la fecha idónea para acometer los trabajos?

R. Cuando el clima lo permita, porque si hay mucha humedad el georradar no trabaja bien. Ahora mismo es muy buena época, pero si llega el frío y nos metemos en diciembre hay que esperar a la primavera o comienzos de verano.

P. Garantizar la privacidad es una de sus condiciones. ¿Qué se ha previsto?

R. Esta exhumación no se puede convertir en un elemento mediático porque no es eso, se trata de otra cosa: un estudio científico con toda la dignidad que cabe, sin más. La privacidad está totalmente garantizada. Si no, no trabajamos.

P. ¿Con qué sistema?

R. Se instalará una carpa por el tiempo y por la privacidad. Privacidad tiene que ver con decencia y dignidad, no con secretismo. Se dará toda la información de manera libre, directa y transparente. A cambio se pide respeto.

P. ¿En qué superficie se centrarán?

R. En principio, unos 2.000 metros cuadrados, entre el lugar que señala el hispanista Ian Gibson y el que apunta la Asociación para la Memoria Histórica de Granada.

P. ¿Y si en las excavaciones no se encuentran los restos del poeta?

R. Nosotros no tenemos una varita mágica. Vamos a excavar lo que nos digan. Si no es, no es. Seguiremos investigando por donde es posible que sea. No quiere decir que nos juguemos el todo por el todo. Si encontramos otros restos serán, desde luego, tan dignos como los de Lorca.

P. Se conocen muchos detalles, ¿será complicado?

R. A priori, no parece difícil porque son cuatro personas con características físicas muy particulares: una persona mayor a la que le falta una pierna [el maestro Dióscoro Galindo], otra con una cabeza muy particular [García Lorca], y dos de menor edad. Hay imágenes de todos.

P. ¿Cómo cree que se conservarán los restos?

R. Hay que considerar la posibilidad de que los huesos no estén ni completos por la presión, el tiempo que ha pasado y que el pH del terreno ha podido influir y los puede haber deteriorado. Pero ése es nuestro trabajo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de octubre de 2008