_
_
_
_
_
Crisis financiera mundial

ING trata de calmar a sus clientes tras desplomarse en Bolsa

El banco holandés reconoce que perdió 500 millones en el tercer trimestre

El piloto de alarma del sistema financiero europeo se encendió ayer en Holanda. ING Group, el primer banco del país, se derrumbó en la Bolsa azotado por las especulaciones de una inminente intervención del Estado holandés. Al final de la jornada, sus títulos perdieron un 27% de su valor en la Bolsa de Ámsterdam, el mayor desplome desde que empezó a cotizar en marzo de 1991. En lo que va de año, el valor bursátil del banco se ha reducido en un 73%.

El derrumbe desató el nerviosismo entre muchos de los 1,7 millones de clientes que el grupo tiene en España, a través de su filial ING Direct, que se ha convertido en el primer banco por Internet del país merced a productos de ahorro tan populares como la Cuenta o el Depósito Naranja.

En España tiene 1,7 millones de clientes y depósitos por 15.700 millones
Más información
Holanda inyectará 10.000 millones en el grupo ING

Los "rumores" que hicieron desplomarse los títulos en la apertura de la Bolsa hacían referencia a una posible intervención de rescate del Estado holandés, que inyectaría fondos para paliar problemas de liquidez de ING.

La entidad guardó silencio durante casi toda la jornada, pero al agravarse el desplome bursátil, hizo público un comunicado oficial en el que hacía gala de su solvencia, al tiempo que reconocía que en el tercer trimestre ha entrado en pérdidas, con un resultado negativo de 500 millones de euros. En el primer semestre el banco ganó 3.460 millones. El empeoramiento de las cuentas refleja depreciaciones de activos por 1.600 millones de euros. Asimismo, el banco ha aumentado en 400 millones sus provisiones para créditos fallidos.

El Gobierno holandés anunció el pasado día 10 que ponía a disposición de los bancos un fondo de 20.000 millones de euros En el comunicado, ING Group hace referencia a ese plan e indica que "los méritos del programa del Gobierno se considerarán una vez que se conozcan los detalles del mismo".

El Ejecutivo holandés ya ha demostrado que no le tiembla el pulso a la hora de intervenir al rescate de su sistema financiero. El pasado 4 de octubre, decidió la nacionalización de los activos que tenía en Holanda el banco belga Fortis, fundamentalmente los provenientes de ABN Amro, el banco holandés que compró un año antes.

Los posibles problemas del banco ING preocupan a muchos ahorradores españoles pues su filial es la novena entidad financiera por volumen de depósitos, con datos de junio pasado. Los telefonistas del servicio de atención al cliente de ING Direct no paraban ayer de atender llamadas de depositantes preocupados por la seguridad de sus ahorros. "Se trata sólo de rumores de mercado", respondían al teléfono. Los empleados de ING recordaban la solidez financiera y la liquidez del banco, e informaban de que el Fondo de Garantía de Depósitos holandés, al que está sujeto, ha elevado a 100.000 euros la cantidad garantizada por titular. En caso de solicitar una retirada de fondos informaban de la posibilidad de contratar Letras del Tesoro con vencimiento en enero como producto de seguro.

Aunque una portavoz oficial de ING Direct señaló que no tenían que hacer ningún comentario, en fuentes cercanas de la entidad se indicó que, en efecto, durante toda la jornada de ayer había aumentado el número de consultas telefónicas o por Internet, aunque no se había producido una retirada de fondos significativa. Asimismo, en las mismas fuentes se recordó que ING tiene la misma calificación crediticia (AA) que BBVA o Banco Santander, y superior al resto de las entidades financieras españolas.

En fuentes del sector financiero también se hizo un llamamiento a calmar los ánimos, y a descartar el alarmismo. Recordaron que ningún banco europeo con problemas (Fortis, Dexia, Hypo Real State o UBS) ha quebrado, y que tanto las autoridades de la Unión Europea como el propio Gobierno holandés han asegurado que, en ningún caso, dejarán caer un banco europeo.

En España, ING cerró el pasado mes de julio con unos depósitos por valor de 15.000 millones de euros. En el primer semestre, el banco tuvo unos beneficios de 17 millones de euros y alcanzó los 1.758.000 clientes, tras sumar 134.000 nuevos clientes en esos seis meses. En banca por Internet (o banca directa, como prefieren denominarla oficialmente), mantiene una cuota del 69,1%, a mucha distancia de Open Bank, Uno-e e Inversis 3,6%.

Hasta el momento, ING se ha mostrado muy activo en la compra de activos de entidades afectadas por la crisis financiera. Tras descartar la compra de ABN Amro a Fortis, la filial británica de ING anunció la pasada semana la compra de saldos de ahorros valorados en casi 4.000 millones de euros de la división británica de dos bancos islandeses, Kaupthing y Landsbanki, informa Isabel Ferrer.

La caída bursátil de ING se une a la inestabilidad de la economía holandesa, que podría tener crecimiento cero en 2009 y 2010, según el director del Banco Holandés, Henk Brouwer.

Sede del grupo ING en Ámsterdam.
Sede del grupo ING en Ámsterdam.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ramón Muñoz
Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_