Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | El impacto en los mercados

El contagio de la crisis financiera a la economía real derrumba las Bolsas

Los mercados sufren pérdidas superiores al 5%, arrastrados por la caída de los indicadores de consumo en EE UU y el aumento del paro en Reino Unido

El comienzo del fin de la crisis bancaria no ha sido suficiente para aliviar los temores de los inversores a una recesión de la economía real en todo el mundo. Mientras los mercados interbancarios van saliendo de la parálisis, estimulados por los multimillonarios planes de rescate con dinero público anunciados por Estados Unidos y los principales países europeos, las Bolsas sufrieron ayer nuevos descalabros en las principales plazas mundiales.

El Dow Jones pierde un 7,87% tras una intervención de Bernanke

Varios datos conocidos ayer sembraron la desconfianza, al ser interpretados como signos de que las turbulencias financieras se están cebando ya en el bolsillo de los consumidores. En el Reino Unido, la Oficina Central de Estadísticas informó ayer de que el índice de desempleo aumentó en 164.000 personas entre junio y agosto, hasta 1,79 millones de parados, el nivel más alto desde 1999. La cifra equivale al 5,7% de la fuerza laboral británica.

Todos los principales índices europeos perdieron más del 5% ayer, con lo que recortaron las ganancias de los dos días anteriores, sobre todo las del lunes, jornada en la que la euforia se apoderó de los inversores tras un fin de semana de cumbres políticas al más alto nivel a ambos lados del Atlántico. Ayer, la Bolsa española bajó un 5,06%, lo que supone la quinta mayor caída del año, que situó a su principal indicador, el Ibex 35, en 9.706,8 puntos. En lo que va de año, este índice ha caído un 36,07%. El FTSE 100 londinense cayó un 7,16%, hasta 4.079,59 puntos; en París, el CAC 40 retrocedió un 6,82%, hasta 3.381,07 puntos; el DAX alemán cedió un 6,49%, hasta 4.861,63 puntos; y Milán se dejó un 5,33% en la jornada, hasta 22.221 puntos. Tokio fue la única plaza grande que avanzó, un 1,06%.

En Wall Street, el Dow Jones perdió un 7,87% al final de la sesión, hasta 8.577,91 puntos. El Standard & Poor's 500 cedió un 9,03%, hasta 907,84 puntos, y el Nasdaq un 8,47%, hasta 1.628,33 puntos. Y es que las malas noticias también llegaron del otro lado del Atlántico. Las ventas al por menor -en un país en el que el consumo supone las dos terceras partes del PIB- cayeron un 1,2% en septiembre, según informó el Departamento de Comercio, lo que supone el doble de lo que esperaba el mercado y el mayor retroceso desde agosto de 2005. No ayudaron a mejorar el ánimo los resultados de JPMorgan, que ayer anunció que su beneficio neto cayó un 60% en los nueve primeros meses del año, hasta 4.903 millones de dólares, ni los de Wells Fargo, que ganó 5.389 millones de dólares, un 20% menos. "La estabilización de los mercados financieros es un primer paso fundamental", dijo ayer el presidente de la Reserva Federal, Bernanke. "Pero aunque se estabilicen tal y como esperamos que lo hagan, una más amplia recuperación económica no llegará acto seguido", añadió durante una intervención en el Club Económico de Nueva York.

La caída del precio de las materias primas es otra señal de que la economía mundial se está frenando. Ayer el barril de crudo brent, el de referencia en Europa, llegó a caer hasta 70,21 dólares y la compañía minera Riotinto advirtió de que China está demandando menos materias primas a causa de la crisis financiera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de octubre de 2008