Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial | El impacto en los mercados

Bush dice que el Estado será un "inversor pasivo" en la banca

La compra gubernamental de acciones en bancos privados de EE UU es una "medida temporal necesaria" para garantizar la liquidez del sistema, según dijo ayer el presidente George W. Bush, quien señaló que el Gobierno será un "inversionista pasivo".

Al término de una reunión con su gabinete en la Casa Blanca, Bush aseguró que las acciones que el Gobierno adquiera, con su programa de 250.000 millones de dólares (182.882 millones de euros), "serán vendidas de vuelta a los bancos" una vez que pase la emergencia. "Estos bancos seguirán estando bajo control del sector privado", dijo el presidente.

"Las medidas para fortalecer la liquidez están estructuradas de manera que el Gobierno será solamente un inversionista pasivo". "Éstas son medidas extraordinarias, pero necesarias", añadió. "Estoy seguro de que la economía se recuperará". "Los estadounidenses deben entender que éste es un plan estructurado, y que si no hubiésemos actuado de manera decisiva para resolver la crisis del crédito, la incapacidad (de los bancos) para dar préstamos hubiese afectado a todos los trabajadores y a los pequeños empresarios", según Bush.

El Gobierno de EE UU confirmó ayer que destinará 250.000 millones de dólares a la adquisición de acciones en bancos privados para fortalecer la confianza del público en el sistema financiero. Fuentes del sector financiero indicaron que el Gobierno invertirá unos 125.000 millones de dólares (91.400 millones de euros) en nueve de las mayores instituciones financieras del país, como parte de un esfuerzo de 250.000 millones para sustentar al sistema bancario. Estas instituciones son JP Morgan Chase, Bank of America, Citigroup, Wells Fargo, Bank of New York Mellon, Morgan Stanley, Merrill Lynch, State Street y Goldman Sachs.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de octubre de 2008