Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la televisión al teatro: más que una cara famosa

Los actores se quejan de que no se valore su trabajo en el escenario

¿Qué tiene en común una noche de Reyes, casi 40 escalones, un tambor y unas gatas? Algún rostro conocido y famoso gracias a la televisión.

La escena madrileña se ha llenado este otoño de actores que saltan de la pequeña pantalla al escenario. Sin embargo, los intérpretes sienten que no se valora lo suficiente su trabajo, al margen de la popularidad o de que alguien grite un "Vilches, guapo" cuando comienza la actuación.

Ése es el caso de la vibrante comedia Mentiras, incienso y mirra, coescrita y dirigida por Juan Luis Iborra y Antonio Albert, que reúne en el teatro La Latina a pesos pesados de la televisión española como Jordi Rebellón, Ángel Pardo, Jesús Cabrero, Elisa Matilla, Ana Pascual y Marta Berenguer, en torno a una mesa de Reyes donde un grupo de amigos se miente, ironiza, destruye y reconcilia. Aunque se les podría asociar con populares series televisivas como Hospital Central, Camera Café o Amar en tiempos revueltos, cada uno tiene a sus espaldas una amplia trayectoria también en cine y teatro, por lo que no consienten que se les considere una "cara bonita".

Algunos de los artistas llevan más de 30 años haciendo teatro

"En EE UU se respeta mucho a los actores de series", defienden

Elena Furiase, de 'El Internado', es otro ejemplo del salto de la 'tele' a la fama

"Cuando los críticos dicen 'Que vienen los de la tele' es porque o bien no se han leído nuestros currículums o bien no van mucho al teatro. Porque algunos de nosotros llevamos más de 30 años haciendo teatro y tenemos el culo pelao. Dan por hecho que sólo vas a poner tu cara y no vas a mostrar nada", explica con cierta indignación Ángel Pardo, que compagina las grabaciones de la serie Hospital Central (cuyos guiones lleva guardados en los bolsillos de los vaqueros) con las actuaciones por la tarde en el teatro.

Coinciden con él sus compañeros de reparto. "Ciertos directores españoles desprestigian a los actores de televisión, como si el trabajo fuera de menor calidad. ¿Por qué? En Estados Unidos es precisamente al revés y se respeta mucho a los actores de series. Habrá que cambiar esta diferencia, porque la tele da mucho trabajo a los actores, como poco a poco salen series por Internet o incluso por teléfono móvil", comentan Ana Pascual y Marta Berenguer.

Otro ejemplo del salto de televisión a la fama es Elena Furiase (El internado), joven actriz que además de proceder de la pequeña pantalla tiene que defender su trabajo por encima de ser hija de Lolita y Guillermo Furiase. Acaba de estrenar Olvida los tambores, de Ana Diosdado, en el teatro Amaya -donde se tuvo que ausentar brevemente debido a un accidente de coche- en sustitución de Carmen Morales, que protagonizó la primera temporada de esta obra y junto a un reparto encabezado por el también televisivo Antonio Hortelano (Compañeros). "Para mí, el teatro es el examen para todos los actores y la base de la interpretación. No me gustaría cerrarme a un solo género, por eso lo compagino con la serie, pero la verdad es que el contacto con el público es único. Y no me asusta en absoluto, de hecho, me asusta más que la sala esté medio vacía", explica Furiase.

El hecho objetivo es que el teatro vive un buen momento, al margen de crisis y piraterías, ya que las obras sobre escenarios no han llegado aún al top-manta. Así se salva, por ejemplo, el intenso directo de Patricia Conde y Gabino Diego en la versión teatral de Los 39 escalones de Alfred Hitchcock en el teatro Maravillas. El paso de Conde por la pequeña pantalla desde programas de entretenimiento a una serie para ella sola (Lady Kaña) ha conseguido que ahora le lluevan proyectos escénicos. "No es que yo busque el teatro, el teatro me busca a mí, y de todos los trabajos que me han ofrecido escojo con lupa. Quería dedicarme a esto desde que asistía de pequeña a un grupo de teatro que dirigía mi tío, aunque siempre me dio corte. Lo mejor del teatro es que tienes un público que paga por reírse y no al que hay que pagar para que se ría, a diferencia de la televisión", advierte la presentadora de Sé lo que hicisteis.

Más obras de teatro que presentan rostros conocidos este otoño son La señorita Julia dirigida por Miguel Narros y protagonizada por María Adanes (Aquí no hay quien viva), de gira por escenarios de la Comunidad, y el próximo estreno en octubre de Gatas, de Manuel González Gil, en el teatro Fernán-Gómez, capitaneadas por María Pujalte (Siete vidas) y Cuca Escribano (Sin tetas no hay paraíso). Para noviembre nos espera el estreno de Paco León (Aída) y Clara Segura en la obra ¿Estás ahí?, dirigidos por Javier Daulte en el teatro Lara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de octubre de 2008