Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos buques encallan en Algeciras y provocan nuevos vertidos de fuel

El carguero 'Fedra' se partió en dos cerca de Gibraltar a causa del oleaje

Catorce meses después de que se produjese el encallamiento del New Flame en la Bahía de Algeciras (Cádiz), la situación se repitió ayer y, además, por partida doble. Dos cargueros de bandera liberiana, el Fedra y el Tawe, cuyas bodegas de carga viajaban vacías, encallaron en la bahía. Esto originó vertidos de fuel procedente de los tanques de combustible de los dos barcos. El vertido del Tawe afectó a unos 500 metros de litoral, en la zona de la Punta de San García. El vertido se produjo en un lugar de alto valor ecológico.

La fuerza del viento obligó ayer, a las 5.15, a la tripulación del Tawe, que se encontraba fondeado al norte de la Bahía de Algeciras, a recoger el ancla para capear el temporal. Al quedar sin gobierno, el barco fue arrastrado hacia la costa por el oleaje. Finalmente, quedó encallado. Pasadas las 11.30, los equipos de rescate trasladaron a los 22 tripulantes a tierra. La Junta de Andalucía estableció en la zona un puesto de mando avanzado y activó el Plan de Emergencias. Su responsable, Alberto Armario, confirmó que la limpieza de la costa durará varios días. El presidente andaluz, Manuel Chaves, aseguró desde Buenos Aires, donde se encuentra de visita oficial, que se han tomado las medidas necesarias, aunque "hay que esperar a la valoración de daños", informa Europa Press.

La Junta andaluza confirma que la limpieza de la costa durará varios días

MÁS INFORMACIÓN

Además, a una milla de la costa de Gibraltar, el oleaje partió en dos el Fedra. Poco antes del mediodía y después de que los equipos de rescate hubiesen participado durante la noche en el rescate de los 31 tripulantes, el carguero, de 35.000 toneladas y 220 metros de eslora, se partió ante la presión del mar y el viento, que sopló con rachas de hasta 120 kilómetros por hora. La rotura causó un vertido de fuel que en la tarde de ayer seguía sin alcanzar tierra.

Las lluvias y el viento registrados hasta el mediodía de ayer en Andalucía originaron cerca de un millar de incidentes, principalmente en Cádiz, Sevilla, Granada y Málaga. La mayor parte, por caídas de ramas y árboles, así como anegaciones de calles y garajes o bajos de viviendas, según informó el sistema Emergencias 112 Andalucía, dependiente de la Consejería de Gobernación.

En Algeciras, se derrumbó parte del techo de una vivienda y un hombre y una mujer resultaron heridos. En la misma localidad, la Guardia Civil y Salvamento Marítimo rescataron a una persona de un pesquero que había quedado a la deriva.

Dos personas resultaron heridas leves tras caerles la rama de un árbol en la céntrica plaza del Duque, en Sevilla capital. Otras cuatro personas fueron atendidas de heridas leves al caer sobre el autobús en el que viajaban dos árboles. También se produjo el desalojo de otras cinco tras el derrumbe de parte del tejado de una vivienda en Arroyo del Ojanco (Jaén).

Mientras, la gota fría ha dejado en 48 horas hasta 400 litros por metro cuadrado en algunas zonas de la Comunidad Valenciana, como Anna y Belgida. Se mantiene la alerta naranja para las tres provincias para la jornada de hoy. La previsión de lluvias intensas y persistentes es una repetición de la jornada de ayer. Durante todo el día se registraron precipitaciones importantes. Varios ríos, como el Albaida, el Girona y el Xúquer, discurrieron al límite de su caudal, llegando a inundar zonas de cultivos. La concentración de agua obligó a intensificar el alivio de los pantanos de Bellús, con picos de hasta 215 metros cúbicos por segundo, y Beniarrés.

A primera hora de la mañana y hasta bien entrada la tarde, siete carreteras, una de ellas nacional, la N-332 a su paso por Oliva, permanecieron cortadas a la circulación por inundaciones. El tráfico marítimo quedó restablecido en todos los puertos, permitiendo así la normalidad interrumpida entre el jueves y el viernes de las conexiones entre la Comunidad Valenciana y las Islas Baleares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de octubre de 2008