Reportaje:

El testamento del San Mateo

Los alumnos de un colegio representan en el Reina Sofía el cierre del centro

Isabel hace de Isabel, una profesora de lengua. Lleva el mismo fular de lunares que se pondría para dar clase. Como Edvinas o Andrea, dos estudiantes de secundaria que representan lo que son. En un escenario desnudo, con sillas alineadas como único atrezo. Y un actor, el único profesional de la escena, que ejerce de maestro de ceremonias. Se suben a las tablas del Auditorio 400 del Museo Reina Sofía para contar su historia, la de un instituto público, el San Mateo, que cerró sus puertas en medio de un gran rumor y de pena, mucha pena.

Es su catarsis en Según San Mateo, una obra de teatro con una única función prevista que les ha servido de "desahogo", según Lola, de terapia de grupo.

Ensayo general. Pablo Martínez, el actor, explica dos sueños recurrentes, dos pesadillas: hablar sin que salga la voz y entrar a tu casa y encontrarla ocupada. Así comienza el relato del San Mateo, en el barrio de Chueca, un instituto con 85 alumnos. "Todo esto que vamos a hablar aquí nos afecta y pertenece a los que estamos aquí", dice Pablo. Lola mira al suelo. Y empieza la experiencia "surrealista". Edvinas, el joven lituano, explica en un mal español que se sintió fatal: "San Mateo me gusta mucho, es un centro pequeño". Y eso que suspendió dos años seguidos, dice sujetando su gorra de rapero. Risas. "Sufrí mucho con la noticia". Silencio. Andrea, la estudiante ecuatoriana, coge el micro. "Te enteras por los pasillos, por rumores, hasta que nos juntan en el salón de actos y nos lo dicen".

Los profesores lo habían conocido por la prensa: su instituto familiar se iba a transformar en uno de los proyectos estrella del Gobierno de Esperanza Aguirre: el colegio catalán Josep Tarradellas. El director, que no quiso participar en la obra porque aún está muy afectado, lo supo de forma "extraoficial", cuenta un profesor en su silla.

La Comunidad de Madrid no da instrucciones sobre el material recién comprado para la biblioteca, ni del destino de los chicos, que apenas disponían de dos días para buscar un nuevo centro. Descubren de nuevo por los medios que el colegio catalán, con una demanda escasa de 11 familias interesadas, no se abrirá. ¿Sigue el San Mateo en pie? "¿Por qué todo funciona por rumores?", se pregunta el maestro de ceremonias. Y llega septiembre, y el cierre y las despedidas.

El proyecto es obra de Dora García, la artista que ha dirigido la representación con la que quiere "defender la enseñanza pública", explica. El Reina Sofía lleva un año y medio con el programa Distrito, una forma de abrirse al barrio. Así empezó todo. Visitaron el instituto San Mateo para hacer actividades en los recreos. Y una de esas mañanas saltó un rumor que se convertiría en realidad y que ayer, ante 200 personas, sus protagonistas denunciaron en un escenario.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Profesores del San Mateo representan el cierre del instituto.
Profesores del San Mateo representan el cierre del instituto.LUIS SEVILLANO

Sobre la firma

Pilar Álvarez

Es jefa de Última Hora de EL PAÍS. Ha sido la primera corresponsal de género del periódico. Está especializada en temas sociales y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en este diario. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS