Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Debate del estado de la autonomía

TOURIÑO. Llamamiento a la unidad ante la nueva financiación

Las recetas contra la crisis y el resumen de la legislatura consumieron buena parte del discurso del presidente de la Xunta, pero no lo agotaron. Emilio Pérez Touriño no se olvidó de poner sobre la mesa unos cuantos anuncios ni de formular propuestas. Entre ellas, la de consensuar con las restantes fuerzas políticas una postura común ante la revisión del modelo de financiación autonómica, "uno de los asuntos capitales para Galicia", según Touriño. "Les invito a que busquemos juntos una posición consensuada y de país, que refuerce nuestra actitud negociadora", ofreció el presidente.

Otros de los consensos que propuso al Partido Popular son los relativos al nuevo Estatuto de Autonomía, ya para la próxima legislatura, antes de que el nacionalista Anxo Quintana invitara a emprender la reforma, sin más esperas. Touriño no dudó en culpar del fracaso de las negociaciones a la "actitud cerrada e inmovilista de la derecha". El otro pacto que propuso el presidente fue el relativo al gallego, después de que el PP "rompiera el consenso al rechazar el decreto" de su promoción en la enseñanza no universitaria, que coincide, recordó, con el Plan de Normalización que el Partido Popular respaldó. La razón de la postura del PP fue "su apoyo a grupos minoritarios que importan a Galicia falsas polémicas".

En el capítulo de anuncios, Touriño -que repasó una por una la labor de todas las consellerías en estos tres años- anunció que mañana el Consello de la Xunta aprobará las leyes del canon hidroeléctrico y de publicidad institucional. Esta última la enmarcó en el contexto de una "nueva forma de gobernar", que inspiró las leyes de transparencia y subvenciones, el registro de actividades y bienes de los altos cargos o la puesta en marcha del registro público de subvenciones y convenios. A ese mismo talante atribuyó también el proyecto de reforma de la televisión autonómica, que anunció para final de año.

Como preámbulo de su plan de apoyo al empleo y a la actividad económica, Touriño tiró de estadísticas para concluir que Galicia "está más fuerte, tiene más resistencia y mayor capacidad de respuesta a una crisis alimentada por factores exógenos". "No seré yo quien minimice la gravedad de la situación, no soy ingenuo ni irresponsable", señaló el presidente, antes de añadir: "Galicia acusará el impacto, lo está ya percibiendo en el recorte de sus tasas de crecimiento y en la pérdida de pulso del mercado laboral". "Sé que sufriremos, pero también que estamos mejor preparados para encajar los golpes", agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de octubre de 2008