Crisis financiera mundial | Cambios en el mapa bancario

BNP, líder europeo en depósitos tras absorber Fortis

En medio de la vertiginosa caída de la Bolsa, ayer los sectores financieros franceses vieron algo de luz al final del túnel. La crisis tendrá ganadores y perdedores y algunos de los primeros empiezan ya a vislumbrarse. Al igual que hizo Santander con la británica Brandford & Bingley, el banco francés BNP Paribas se hizo el lunes, de madrugada, con el 75% de las actividades bancarias en Bélgica de Fortis y del total de su cartera de seguros, como parte de la operación de salvamento de esta institución financiera.

BNP Paribas sólo ha pagado un tercio de los 14.500 millones de euros en que se ha valorado la parte de Fortis que ha comprado. El resto, 9.000 millones, se cambiarán por acciones. Como consecuencia de esta operación, el Estado belga pasa a ser inesperado accionista de BNP Paribas al controlar un 11,1% del capital, así como Luxemburgo, que controla ahora el 1,1%. Pese a ello, las acciones de BNP Paribas cayeron más de un 5% en la Bolsa de París, poco, en función de la jornada negra de ayer.

Más información

"No había muchos grupos con la solidez, los medios y la confianza en el futuro, capaces de hacer lo que hemos hecho nosotros", señalaba el presidente de BNP, Baudoin Prot, poniendo de relieve que con esta operación se convierte en "la primera banca de depósitos de la zona euro" que trabaja en "cuatro mercados nacionales": Bélgica, Luxemburgo, Francia e Italia.

La operación ha permitido asimismo que los depósitos de BNP Paribas alcancen los 600.000 millones de euros y el número de clientes suba hasta 20,9 millones. BNP supera así al holandés ING y el alemán Deutsche Bank, que poseen respectivamente, depósitos por 525 y 460 millardos de euros.

Hegemonía sobre SG

Con esta operación, la banca que dirige Prot adquiere una hegemonía sobre el mercado francés, lo que podría acelerar la toma de control de Société Générale (SG), tocada por la crisis de las subprimes y por el escándalo del operador Jerôme Kerviel que le costó 5.000 millones de euros.

Otra de las víctimas de la crisis podría ser la Confederación de Cajas de Ahorros, más conocida en Francia como La Ardilla, cuya aventura en el campo de banca financiera a través de su filial Natixis la ha debilitado considerablemente. La posibilidad de que este grupo se fusione con los Bancos Populares, se estudiaba ayer.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0006, 06 de octubre de 2008.

Lo más visto en...

Top 50