Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresas de Lleida vuelven a rechazar la construcción de una mezquita

El conflicto social y político generado por la construcción de una nueva mezquita en Lleida arrecia tras la recalificación urbanística del solar municipal en que se ubicará el oratorio, en el polígono industrial del Segre, en las afueras de la ciudad. Los empresarios de la zona volvieron a rechazar ayer el templo por considerar inadecuada la instalación de un equipamiento religioso junto a industrias y fábricas que causan ruidos y olores desagradables.

CiU, el principal grupo de la oposición, denunció ayer trato de favor del equipo de gobierno socialista hacia la comunidad musulmana al permitirle incumplir los plazos para la presentación del anteproyecto de la mezquita. Este documento, según un convenio con el Ayuntamiento, debería haber sido presentado antes del pasado 15 de junio, pero la comunidad islámica de Lleida no cumplió el trámite, por lo que el Consistorio le concedió una prórroga que expiró el 30 de septiembre.

La Asociación para la Sostenibilidad de los Polígonos Industriales del Segre y Entrevies, formada por un centenar de empresas de la zona en la que se pretende ubicar el templo musulmán, ha reiterado en un comunicado su rechazo al proyecto, después de comprobar que la oración del último día del Ramadán, celebrada en la explanada del Barri Nord, congregó a más de 3.000 fieles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de octubre de 2008