Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por una televisión pública con público

El candidato a dirigir la RTVA pide en el Parlamento el respaldo de los grupos

"Creo que se puede hacer una radio televisión pública con público. No es fácil, pero la RTVA no tiene otro camino, ya que posee una doble financiación (presupuestos de la Junta y privada) y si no cuenta con el respaldo del público, los ingresos serían menos". El candidato a dirigir la RTVA que ha propuesto el PSOE, Pablo Carrasco, resumió ayer en estas frases su visión de lo que debe ser la cadena autonómica en los próximos años, justo cuando se enfrenta a la dura competencia generada por el apagón analógico, el aumento de la oferta y una demanda cada vez más baja.

"La cadena está en una posición privilegiada en una etapa de crisis"

Carrasco compareció en el Parlamento y se sometió a las preguntas de los portavoces como paso previo a su elección por la Cámara autonómica por primera vez en la historia del ente. Hasta ahora -como ocurre con el resto de las televisiones autonómicas- el máximo directivo de la RTVA era designado por el Gobierno andaluz.

Tras dar algunas pinceladas de su currículo a modo de preámbulo, el aspirante a dirigir la cadena andaluza dijo que su "única guía" será cumplir escrupulosamente la nueva ley de RTVA, aprobada hace un año, que incluye la carta de servicio público que deberá refrendar el Parlamento.

Respecto a sus proyectos, alertó de que los próximos seis años (duración del mandato) serán difíciles, pues cada vez son más los canales, especialmente cuando se produzca el apagón analógico, y la demanda menor. "Será motivo de crisis para aquellas que no estén preparadas, y éste debe ser uno de los objetivos de la RTVA: convertir los cambios en una oportunidad". Según Pablo Carrasco, la RTVA cuenta con una posición de privilegio al ser la televisión pública más vista en su ámbito de todas las del país. Está muy bien situada, dijo, porque es la única cadena andaluza pública: "Existe ahora un hueco en el mercado y seguirá existiendo".

El candidato agregó que la apuesta por lo público será incuestionable, y destacó el papel que, por cierto recoge la ley, que debe jugar como motor del sector audiovisual andaluz. "Debe seguir haciendo que este sector, que no existía antes, sea fuerte en la comunidad y fuera de ella, porque yo soy partidario de que pueda competir en otros mercados". En cuanto al debate "eterno" entre la audiencia y la calidad, se mostró tajante: "No creo para nada que sea incompatible hacer una televisión pública con público". Sin embargo, añadió que no es una tarea sencilla.

Pablo Carrasco se comprometió a la pluralidad política y la independencia y el refuerzo de la RTVA como elemento vertebrador de Andalucía, para lo que es preciso combinar la innovación y una oferta informativa variada.

Los portavoces políticos actuaron de distinta manera. Mientras que los de PSOE e IU hicieron preguntas, el del PP, José Luis Rodríguez, se manifestó en contra de su elección con el argumento de que su propuesta no había sido por consenso. "Con este precedente, pensamos que es la continuidad del modelo", dijo, "nuestra postura es negativa, lo que guarda absoluta coherencia con un espíritu abierto y constructivo". Sobre su renuncia a formular una cuestión, Rodríguez recurrió al refranero: "No preguntes por saber, que el tiempo te lo dirá".

Miguel Ángel Vázquez, del PSOE, reprochó al popular "su soflama fuera de lugar" y recordó que el perfil sí había sido pactado en múltiples reuniones con el PP: "Independencia política, trayectoria de prestigio y conocedor del medio televisivo, tanto público como privado". El izquierdista Diego Valderas le dio en principio la confianza, si bien demandó más pluralidad e independencia informativa.

Pablo Carrasco, rondeño de 44 años, es licenciado en Psicología y máster en dirección de empresas. Entró en la RTVA cuando Canal Sur TV comenzó a emitir, en febrero de 1989, por oposición y como analista de sistemas. Más tarde fue jefe de Audiencia y Programas. En 2005 fue fichado por RTVE como jefe de Programas, después pasó a Contenidos, y desde 2007 es director general de la productora ZZJ, una de las más fuertes de Andalucía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de octubre de 2008