Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nueve detenidos por la muerte de un hombre en una reyerta

La pelea se produjo en un pub inglés de Torremolinos

Un ciudadano británico propietario de un bar en Benalmádena (Málaga) falleció en la madrugada de ayer en Torremolinos tras una reyerta que supuestamente provocó él mismo al entrar en otro establecimiento de la competencia y rociar a los clientes con un aerosol. El fallecido D. S., de 45 años, regentaba un bar en la zona de ocio de Puerto Marina. Sobre las 5.00 de ayer, entró en un local JC de la calle Saltillo de Torremolinos y, en estado de embriaguez, comenzó a molestar a los clientes.

Según testigos presenciales, varios de los presentes comenzaron a golpear al hombre y consiguieron reducirlo. Sin embargo, durante el tumulto D. S. falleció. Un particular dio aviso del incidente al 112. A las 5.00 se presentaron en el lugar una ambulancia del 061 y efectivos del Cuerpo Nacional de Policía. Los sanitarios sólo pudieron certificar la muerte de D. S. y los agentes detuvieron a nueve personas que supuestamente participaron en la reyerta, según informó la Subdelegación del Gobierno en Málaga en un comunicado. Entre los arrestados figura J. E. A. C., ciudadano británico de 58 años.

El cadáver de D. S. no presentaba signos externos de violencia por lo que la Subdelegación no descarta nada sobre la causa de la muerte, incluido el que pudo haber sufrido un infarto, aunque será la autopsia la que lo determine. El subdelegado del Gobierno, Hilario López Luna, informó de que en el incidente no se utilizó ninguna arma blanca o de fuego.

Los locales de ocio de la Costa del Sol han registrado varios incidentes luctuosos en los últimos meses. En noviembre de 2007, un menor de 17 años y nacionalidad española falleció apuñalado frente a la discoteca Ku, en la plaza Solymar, de Benalmádena Costa. En septiembre de ese mismo año, un joven de 20 años fue herido en la cara y en el omoplato en el transcurso de una pelea en la misma plaza. El pasado septiembre, una pelea entre miembros de grupos de delincuencia organizada acabó con tres heridos por arma de fuego en la discoteca Nikki Beach, de Marbella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de octubre de 2008