Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un 4 x 4 que evita golpes en ciudad

El Volvo XC60 frena automáticamente para impedir las pequeñas colisiones urbanas - Destaca por su imagen, calidad y confort - A la venta en octubre desde 37.830 euros

Inteligencia artificial al servicio de la seguridad. Es lo que propone el nuevo Volvo XC60 para evitar las clásicas colisiones de los atascos. Basta imaginar una situación como la que sigue para entender cómo funciona: embotellamiento en ciudad con los coches pegados encadenando arranques y paradas; un conductor que circula al paso gira la cabeza un segundo sin percatarse de que el vehículo de delante se ha detenido. La colisión, aunque leve, parece inevitable, pero entra en acción el sistema city safety, que frena el coche e impide el golpe. El conductor no se libra del susto, pero evita el disgusto, el papeleo y la visita al taller.

El city safety es un dispositivo de seguridad que busca impedir los pequeños accidentes urbanos. Viene de serie en el XC60, el nuevo todoterreno medio de Volvo. Funciona entre 4 y 30 km/h., y puede evitar el impacto si la diferencia de velocidad con el vehículo precedente no supera los 15 km/h. Si es mayor, el sistema no podrá impedir el choque, pero frenará el coche y reducirá las consecuencias de la colisión. El XC60, que Volvo define como el "modelo más seguro de su historia", se venderá en España a finales de octubre desde 37.830 euros (2.4D 163 CV). Aparte de este avance, incluye seis airbags y un ESP con funciones antivuelco y de estabilización de remolques.

El motor más interesante es el D5 turbodiésel de 185 CV, que gasta 7,5 litros

Con un diseño más fresco de lo habitual en Volvo, el XC60 muestra una línea con gancho y un interior vistoso y muy bien acabado. Mide 4,63 metros de largo y se sitúa entre los más grandes de su categoría: ofrece cinco plazas y un maletero de 495 litros. La funcionalidad nórdica se refleja en detalles como los cojines infantiles integrados en la fila trasera y los respaldos abatibles en tres partes (en vez de dos): permiten llevar esquís en el centro sin sacrificar las plazas laterales. Por refinamiento y sofisticación, el XC60 supera a los 4 - 4 medios populares (Tiguan, Freelander 2) y se sitúa cerca de los más exclusivos (BMW X3, Audi Q5 y Mercedes GLK). Pero cuesta 3.000 euros menos y es el modelo de prestigio que ofrece la mejor relación entre calidad y precio.

Como buen Volvo, sobresale al volante por su confort y resulta fácil y agradable de conducir. Entre otras cosas, comparte la base mecánica del V70, la ranchera superior de la marca, lo que le otorga el tacto y aplomo de un coche grande. A cambio, no tiene la agilidad y deportividad de los X3 y Q5, pero puede equipar como opción la suspensión electrónica Four-C (1.621 euros), que realza su confort y dinamismo.

La gama incluye tres motores: 2.4D y D5 turbodiésel (163 y 185 CV) y 3.0 turbo de gasolina (286 CV). Todos llevan tracción 4 - 4, aunque en 2009 saldrán versiones de tracción delantera (4 - 2). Los diésel incluyen cambio manual de seis marchas y pueden montar un automático que es de serie en el 3.0 de gasolina. El motor más interesante es el D5: cuesta sólo 1.100 euros más que el 2.4D, gasta igual (7,5 litros) y mejora mucho las prestaciones: acelera de 0 a 100 km/h. en 9,5 segundos, uno menos. Para reforzar aún más la seguridad, Volvo ofrece un pack (2.188 euros) que reúne control de velocidad con radar antichoque, alarma de salida del carril, retrovisores que avisan si hay vehículos en el ángulo ciego y hasta un sistema que supervisa el estado del piloto: detecta si el coche circula de forma anómala -haciendo eses, por ejemplo- y avisa al conductor con un pitido para que pare a descansar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de septiembre de 2008