Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pasajes opta por un puerto adosado al Jaizkibel sin cerrar su financiación

La solución elegida prevé construir un túnel ferroviario de 3,8 kilómetros

Después de 10 años de estudios y debates, la Autoridad Portuaria de Pasajes ya ha encontrado la mejor solución para construir una nueva dársena a mar abierto. El polémico puerto exterior, denominado por sus impulsores como "ecopuerto", estará pegado al monte Jaizkibel, tendrá un dique de abrigo de 3.050 metros de longitud, 172 hectáreas de explanada y exigirá la construcción de dos túneles. El primero, de dos kilómetros, se usará para el tráfico rodado y el segundo, de 3,8 kilómetros, se destinará al ferrocarril. Ambos discurrirán bajo el Jaizkibel, un enclave incluido en la Red europea Natura 2000. Los responsables del puerto esperan fijar antes de la próxima primavera el coste del proyecto, de más de 600 millones de euros, y su financiación.

La primera fase del proyecto costará "entre 500 y 600 millones de euros"

Las características del futuro puerto están recogidas en el Plan Director de Infraestructuras, aún en fase de elaboración a cargo de la ingeniería Iberinsa, que sólo ha contemplado dos posibilidades: continuar en el puerto interior o construir una dársena exterior. La primera opción está descartada, pues supondría el "declive" de la actividad portuaria. Para determinar el tipo de puerto exterior, también ha desechado todas las soluciones previstas hasta ahora, incluido el puerto isla, y se decanta por una nueva.

La elección consiste en construir un puerto pegado al monte Jaizkibel. La plataforma portuaria arrancará desde el borde de los acantilados, a diferencia de anteriores proyectos, en los que parte de la ladera del macizo se empleaba como escollera.

Esta solución prevé 3.095 metros lineales de muelles y permitiría el tráfico de buques de 290 metros de eslora y 150.000 toneladas de carga. El Puerto de Pasajes calcula que en 2028 podría alcanzar un tráfico de mercancías 16 millones de toneladas, frente a los 5,5 millones actuales.

El coste del proyecto está aún por precisar, aunque José Manuel González, director de Iberinsa, indicó ayer que la primera fase del puerto -alrededor del 90% de la infraestructura- costará "entre 500 y 600 millones". Tampoco se ha definido todavía cómo se financiará su construcción.

Joxe Joan González de Txabarri, presidente del Puerto de Pasajes, explicó que el Plan Director podría aprobarse en marzo de 2009 y a continuación, al igual que el Plan Extraordinario del puerto, será sometido a una evaluación de impacto ambiental.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de septiembre de 2008