Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La renovación judicial

Conato de rebelión de los vocales del PSOE contra el pacto Zapatero-Rajoy

El jefe del Gobierno pone a Dívar, juez muy religioso, al frente del Poder Judicial

El nuevo Consejo General del Poder Judicial puede echar a andar con tensión ya desde el primer pleno, el que debe elegir al presidente y al vicepresidente del órgano de gobierno de los jueces. Todo porque el pacto entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy para el Consejo ha causado sorpresa e indignación en el ámbito judicial y sólo ha sido recibido con indisimulada satisfacción en las filas del PP. El primero propone al magistrado Carlos Dívar para la presidencia del Consejo y del Tribunal Supremo y el segundo a Fernando de Rosa como vicepresidente. Y los 20 vocales han de aceptar y votar el pacto que conocieron ayer por los medios de comunicación.

Alonso reunió a los progresistas en una sede del PSOE para que cumplan el pacto

Satisfacción en el PP por la decisión del presidente del Gobierno

En el reparto pactado en julio correspondían nueve vocales a cada uno de los partidos, pero desempataba el presidente y hasta el PP aceptaba que éste fuera progresista. Sin embargo, Zapatero ha optado por un juez muy religioso y así se lo comunicó en julio a Rajoy, que aceptó encantado. Ninguno de los dos se lo notificó hasta ayer a los negociadores de sus partidos. La decisión ha puesto al borde de la rebelión a una parte de los vocales propuestos por el PSOE, que no entienden que se nombre a dos personas "muy conservadoras" para la cúspide del Poder Judicial. "Pase que el presidente [Dívar] sea conservador, pero que también lo sea, y además muy significado, el vicepresidente, no es admisible". Zapatero desechó otras propuestas marcadamente progresistas, como la del magistrado del Supremo Ángel Juanes, y optó por un "perfil institucional" que aleje al Consejo de las polémicas, según la versión oficial. "No está vinculado a los principios ideológicos del Gobierno y puede favorecer los consensos necesarios en el organismo", aseguran fuentes del Ejecutivo

Quien sí está vinculado al PP es De Rosa, ex consejero de Justicia de la Generalitat de Valencia, con un perfil "extremadamente conservador y político", según el sector progresista del Consejo y de la Asociación Jueces para la Democracia (JpD). Los cinco vocales de JpD elegidos a propuesta del PSOE se reunieron ayer por la mañana en la sede de esta asociación para perfilar su estrategia con vistas al nuevo Consejo. En la reunión, algunos vocales, entre ellos Miguel Carmona (ex magistrado de la Audiencia de Sevilla), se mostraron contrarios a aceptar "el paquete pactado entre Zapatero y Rajoy". "A todos nos ha sorprendido, y es posible que haya más de un vocal que rompa el acuerdo y, en concreto, no vote a De Rosa como vicepresidente", señaló un asistente.

Los nuevos vocales jurarán hoy el cargo ante el Rey y previsiblemente mañana se reunirán para elegir como presidente a Dívar, actual presidente de la Audiencia Nacional. Pero lo que no está claro es si el nombramiento de De Rosa como vicepresidente será aceptado por unanimidad o habrá votos discrepantes.

Sólo una minoría de vocales asistentes defendió con ardor la capacidad jurídica de Dívar y su perfil institucional, mientras casi todos se lamentaban de que el elegido no fuera un progresista. La discusión se tornó más agria respecto a De Rosa. Algunos vocales pusieron de manifiesto que Dívar presidirá un consejo en el que ya se han cedido nueve vocales al grupo conservador, los mismos que el bloque progresista. Y que su voto será fundamental para desempatar en asuntos como el informe a la futura ley del aborto y Dívar es conocido por sus firmes convicciones religiosas.

A las siete y media de la tarde la discusión siguió ayer ante el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, que convocó a los vocales propuestos por el PSOE. La reunión, significativamente, se celebró en la sede de la Fundación Ramón Rubial del PSOE, en la calle Ferraz de Madrid. Alonso trató de apaciguar los ánimos y les pidió que cumplan el pacto Zapatero-Rajoy.

El Consejo es un organismo encargado de los principales nombramientos judiciales (magistrados del Supremo, dos miembros del Constitucional y los presidentes de los tribunales superiores de justicia), que dirige la inspección judicial e impone sanciones disciplinarias y que informa de proyectos de ley del Gobierno. El voto del presidente puede ser crucial en caso de empate (hay 20 vocales, nueve del PSOE, nueve del PP, uno de CiU y otro del PNV) en los informes sobre proyectos de ley.

En diferentes ámbitos de la justicia se reprodujo la misma sorpresa por la propuesta. Miguel Ángel Gimeno, portavoz del JpD, definió a Dívar, sin entrar en su enorme cualificación personal, "como un hombre conservador y extremadamente religioso". Pero sobre De Rosa piensa que es una "persona muy significada en su militancia política con el PP". "Este pack no nos gusta", zanjó. Tampoco le ha gustado que Zapatero haya anticipado el nombre de Dívar antes de ser "deliberado y nombrado, como establece la ley, por los vocales". En la moderada Asociación Francisco de Vitoria, la segunda con más afiliados de la carrera, causó "indignación" el anuncio. Su portavoz, Lorenzo del Río, entiende que el hecho de que "Zapatero anuncie el nombre del nuevo presidente antes de ser nombrado por los vocales refuerza la idea de un control político".

Federico Trillo, portavoz de Justicia del PP, aseguró que la propuesta de Dívar es una buena decisión y le definió como un "jurista de prestigio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de septiembre de 2008