Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una herencia del anterior alcalde amenaza con la ruina a Salceda

La obra de una plaza se lleva el 20% del presupuesto municipal

La plaza Raíña Aragonta, emblema del nuevo Salceda de Caselas, iba a salirle gratis al Ayuntamiento, según las cuentas de José Manuel Fernández Rodríguez, Chicho, su alcalde durante más de 30 años, hasta el anterior mandato. La actual corporación local se ha encontrado con una orden de pago de un millón de euros por los terrenos expropiados para urbanizar la plaza, el 20% del presupuesto municipal. La sombra de Chicho, que compatibilizó el cargo de regidor con la propiedad parcial de una promotora inmobiliaria, no sólo es alargada, sino también aplastante, como ha ido descubriendo el actual regidor, Marcos Besada, del BNG.

Salceda ha sido el municipio pontevedrés con mayor crecimiento relativo de población en la última década. Ha pasado de 6.019 a 8.100 habitantes, más de un 30%. Ha sido una de las alternativas baratas para la carestía de la vivienda en Vigo. En el casco urbano se han construido 2.200 pisos que revientan las redes de suministro, sin actualizar para las nuevas necesidades. Tampoco salvan de agobios las calles trazadas por los nuevos edificios, que apenas dejan sitio para aparcar.

La promotora de Chicho, Viviendas Caselas, construyó unos 300 de esos pisos, forzando en algunos casos las normas subsidiarias que mandan en el urbanismo local desde 1997 para ganar edificabilidad. La mayoría absoluta del PP impuso las modificaciones desde el Ayuntamiento que presidía Chicho. Ninguna de esas 2.200 nuevas viviendas fue registrada en el catastro municipal, ahorrando así a promotores y constructores el pago de tributos comunes.

Ahora el gobierno local se encuentra con el desaguisado de la plaza Raíña Aragonta. Las normas urbanísticas la prefiguraron como zona verde de 8.500 metros cuadrados, en terrenos a expropiar. Los promotores pagarían el coste de las expropiaciones con los beneficios de un plus de edificabilidad, que se concentró en dos calles. A cambio de aumentar una planta en altura, abonarían 21 euros por metro cuadrado de más. En total fueron 14.880 los metros aumentados y 312.480 euros lo ingresado por las arcas municipales. Además, los promotores recibieron gratis el fondo edificable, que pasó de 20 a 25 metros. De nuevo, Viviendas Caselas, la promotora en la que participa el ex alcalde, es una de las beneficiadas, ya que ha construido la esquina, con más de 30 viviendas, de las dos calles que delimitan la plaza.

En tanto que destinada a zona verde, hubo propietarios que vendieron sus terrenos a 30 euros el metro cuadrado. Otros recurrieron al Xurado de Expropiacións de Galicia, que ha fijado, con intereses de demora, un justiprecio de 201 euros. Chicho, en el ayuntamiento evitó, por activa o por pasiva, recalificarlo y, como consecuencia, el Ayuntamiento habrá de pagar, si no prospera su recurso, más de un millón de euros por la que sería la plaza pública con el suelo más caro del país. A cada habitante le saldría por unos 180 euros. En su recurso el Ayuntamiento intenta que le resten al menos 700.000 euros para resistir la ruina.

Entre los propietarios recurrentes el principal es el Obispado de Tui-Vigo, al que una particular le había cedido hace unos años una parcela de 1.471 metros para construir una iglesia. Ahora, si el fallo se hace firme, el Obispado puede conseguir 311.392 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de septiembre de 2008