Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Funcionarios protestan contra los "enchufes" de Louzán

Unos veinte trabajadores de la Diputación de Pontevedra se concentraron ayer ante la sede de la institución para denunciar el uso político que, en su opinión, hace de las contrataciones de personal su presidente, Rafael Louzán. Aseguran que personas de la comarca del Salnés, tierra natal de Louzán, ocupan el 75% de las plazas de personal que anualmente se cubren. También denuncian que en los procesos de selección se prima a personas afines al Partido Popular. Desde la Diputación, su vicepresidente José Manuel Figueroa, aseguró ayer que las críticas carecen de rigor y que se enmarcan en una estrategia de presión de los trabajadores ante el proceso de negociación de los presupuestos.

Para José Piñeiro, secretario de la sección sindical de Comisiones Obreras, "Rafael Louzán utiliza la Diputación como si fuera su empresa privada, pero con el agravante de que él no pone en peligro su patrimonio". Según Piñeiro, "su motivación al contratar a personas procedentes del Salnés, y en especial de Ribadumia, es la de conseguir votos en una zona sensible para sus intereses políticos".

La plantilla de funcionarios de la Diputación está compuesta por unos 540 trabajadores. Además, cada año se fichan, para distintos trabajos temporales, a entre 300 y 500 personas con contratos laborales. Según Comisiones Obreras, Rafael Louzán recurre con frecuencia a la fórmula de contratación por la vía de urgencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de septiembre de 2008