Los municipios presionan a Vivenda para ubicar 45.000 pisos protegidos

Táboas negocia con los alcaldes el encaje del plan de vivienda pública

La Consellería de Vivienda se ha visto obligada a realizar un delicado encaje político y técnico durante todo el verano para cumplir su objetivo: acelerar los trámites del Plan Sectorial de Suelo Residencial. Durante las últimas semanas, el director general del Instituto Galego da Vivenda e Solo, Daniel Pino, y técnicos de la consellería se han entrevistado con los alcaldes y concejales de urbanismo de los ayuntamientos que se repartirán los 45.000 pisos a precio tasado que prevé el proyecto para los próximos diez años. Todos aceptan trasladar a la Xunta el peso de la promoción de pisos protegidos, aunque ninguno de ellos dejó de reivindicar la autonomía municipal para concretar las actuaciones.

"Es el ayuntamiento el que conoce las necesidades", avisa el gobierno coruñés

Vivenda tiene en su poder el borrador del Plan Sectorial desde el pasado 1 de septiembre. La conselleira, Teresa Táboas, pretende presentarlo en el Parlamento a finales de septiembre, y aprobarlo a continuación de forma inicial, para que entre en vigor en el primer trimestre de 2009. Los técnicos de la consultora IDOM, a la que le encargó el borrador, y el máximo responsable del Instituto Galego de Vivenda e Solo, Daniel Pino, multiplicaron los contactos con los ayuntamientos a lo largo del verano, para localizar las actuaciones que permitirán llegar a las 45.181 viviendas previstas.

"Vivenda impulsa las actuaciones, pero la localización de los terrenos pertenece a la esfera de la autonomía municipal", advierte la concejala de Urbanismo de A Coruña, Mar Barcón. La también secretaria de Organización del PSdeG "supone" que la consellería respetará las aportaciones municipales, después de reunirse en verano con Daniel Pino. "Sería absurdo hacer algo sin que esté propuesto por el ayuntamiento, que es el que mejor conoce las necesidades de la ciudad", agrega.

A Coruña conoce de forma extraoficial las previsiones de la Consellería de Vivenda. Lo mismo ocurre en Lugo, donde el gobierno local no tiene constancia de ninguna actuación del Plan Sectorial desde la reunión mantenida con la conselleira hace dos meses. "Desde entonces, no sabemos más", reconoce un portavoz municipal. El Gobierno local se jacta de contar con un proyecto de Plan General de Ordenación Municipal "con una buena previsión de vivienda protegida". "Si la Xunta está dispuesta a desarrollar los porcentajes establecidos, e incluso a aumentarlos, por nosotros no hay problema".

En Vigo, el Plan Sectorial debe encajar unas 8.000 viviendas protegidas, que se completarán con otras 5.000 en los ayuntamientos limítrofes. Un millar se construirán en los antiguos terrenos del Grupo de Empresas Álvarez, en Cabral, y el resto se repartirá en otras diez actuaciones de menor tamaño. "No queremos otra Navia", explica uno de los redactores del plan, en referencia a las grandes dimensiones del polígono de Navia, en ejecución en Vigo desde hace más de una década. El mismo técnico garantiza el total acuerdo con el Ayuntamiento de Vigo, que puede ejecutar así viviendas protegidas que estaban inicialmente previstas en su nuevo Plan General, pero que no se concretaron por falta de acuerdo con los propietarios.

La filosofía de los polígonos de tamaño medio no se cumple en Santiago, donde casi toda la vivienda que se acometerá en el primer quinquenio del Plan Sectorial se concentra en una única actuación. Se trata de una promoción de casi 4.500 viviendas, de las que 3.700 son de protección y se incluyen en el nuevo plan de la consellería. "Aún no disponemos del plan, pero estamos de acuerdo con la propuesta que nos ha trasladado la consellería", reconoce el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, que advierte: "Después, habrá que ver la capacidad real de la consellería para ejecutar y en qué plazo".

El 90% de las actuaciones, en manos privadas

La consultora a la que la Consellería de Vivenda ha encargado el avance del Plan Sectorial ha tenido que hilar fino para ajustarse a las previsiones. Las bases del proyecto cifran la necesidad de vivienda en 45.181. La suma de las distintas actuaciones en los ayuntamientos incluidos da una cifra que se aproxima a las previsiones. Más de la mitad se las repartirán las dos principales áreas urbanas de Galicia: Vigo y A Coruña. En el primer quinquenio del plan, en Vigo se ejecutarán 9.259 pisos y en A Coruña, otros 8.387. El resto para el período 2008-2012, hasta llegar a 30.518, estará en las áreas de Santiago, Ourense, Pontevedra, Ferrol, Lugo, Vilagarcía, Ribeira, Burela, Sanxenxo y Ribadeo. Se trata de las zonas de Galicia que, de acuerdo con el registro único de demandantes, tienen mayor déficit de vivienda de protección.

La Xunta se erigirá en promotor de las actuaciones en un 10% de los casos. En el resto, se pondrán en manos de promotores privados, para que construyan los pisos a precio tasado. La posibilidad de ejecutar un plan de estas características, el primero de España, se fundamenta en un artículo de la ley que cambió la del suelo de Galicia con el objetivo de establecer una moratoria en la construcción en la franja litoral de 500 metros. La modificación permite a la Xunta declarar la incidencia supramunicipal de un proyecto para la construcción de vivienda protegida, para ejecutarla con independencia de lo que contemple el plan general del ayuntamiento afectado. De esa manera, puede expropiar el suelo y agilizar la construcción de los pisos.

Pero la ejecución del Plan Sectorial no significará en todos los casos incrementar los porcentajes de vivienda protegida exigidos, que son del 40% desde la entrada en vigor de la ley de medidas urgentes en materia de vivienda y suelo, el pasado agosto. Es el caso de Santiago, donde el ayuntamiento sostiene que las 3.700 que desarrollará la consellería están incluidas en las 14.824 que contabiliza como protegidas el nuevo Plan General de Ordenación Municipal, sobre una previsión total de 37.188 viviendas. Esa es al menos la interpretación que hace el Ayuntamiento de Santiago. Según la Consellería de Vivenda, las previsiones del Plan Sectorial significarán en todos los casos un incremento del nivel de vivienda a precio tasado en cada ayuntamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de septiembre de 2008.