Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mitad de los colegios públicos harán actividades fuera del horario lectivo

Touriño destaca la apuesta por el plurilingüismo y la gratuidad de los libros de texto

En el curso académico que ahora empieza más de la mitad de los colegios de Galicia abrirán fuera del horario lectivo y lo harán con Internet. El presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, inauguró ayer oficialmente el curso escolar en el centro de Primaria de A Ponte (Ourense) felicitando a los alcaldes gallegos, que en dos años se han sumado masivamente a esta opción -de dos municipios y 34 centros en 2006 serán este curso 175 ayuntamientos y 700 colegios los que ofrezcan actividades extraescolares- para "facilitar la conciliación de la vida laboral y familiar".

700 centros de 175 municipios ofrecerán actividades extraescolares

Ante representantes de la comunidad educativa, una veintena de alumnos de Primaria que lo aclamaban gritando su nombre, y cargos institucionales de la provincia, el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, destacó los "avances" en educación de Galicia haciendo hincapié en la importancia del plurilingüismo. "Las ventajas de la enseñanza en gallego y español son base sólida para el aprendizaje de otros idiomas de raíz latina", señaló. El inglés se impartirá este curso a niños de tres años en 800 colegios.

Junto a la apuesta por el plurilingüismo y la apertura de los centros en horario extraescolar Touriño destacó la gratuidad de los libros de texto -"la vuelta al cole es aquí más barata", dijo tras afirmar que las más de 165.000 familias con hijos en edad escolar se ahorrarán 200 euros- y la aplicación de las nuevas tecnologías como pilares de la política de educación de la Xunta.

En el curso pasado 23.300 familias con escasos recursos se beneficiaron de ayudas para la compra de ordenadores personales y hay más de 36.000 equipos informáticos en los colegios, lo que sitúa a Galicia a la cabeza de España. "Nos pasamos casi de la recomendación de los expertos", reconoció el presidente tras señalar que la media gallega es ahora de un ordenador por cada cinco alumnos cuando hace tres años era de uno por cada 30 estudiantes.

Todas estas medidas pretenden "adaptar Galicia a los nuevos tiempos", según destacó en su intervención la conselleira. Laura Sánchez Piñón se mostró optimista por el presente y futuro de la Educación en Galicia cuya excelencia propone como receta frente a la crisis económica. Piñón citó datos de la OCDE según los cuales Galicia está más cerca que la media española de los objetivos europeos. "Hemos crecido al nivel de Corea e Irlanda, países que han superado las crisis mediante la innovación tecnológica", afirmó vinculando la educación con la prosperidad.

Pero el ANPA del colegio de A Ponte le reclamó a través de la intervención pública de su directora la ampliación de las "insuficientes" plazas de comedor escolar del centro. Una demanda que los padres de alumnos cifran en casi un centenar en un centro público de un barrio en constante expansión y que ha sido ampliado recientemente. El presidente de la Xunta arrancó los únicos aplausos del acto cuando reconoció la escasez de estas plazas y prometió aumentarlas "en todo lo posible". Los padres comentaban después sus dudas teniendo en cuenta que "no hay turnos porque no hay transporte escolar; será difícil".

No fueron las únicas críticas que recibió ayer la Consellería de Educación. El sindicato nacionalista CIG, mayoritario en el sector, acusó al departamento de Sánchez Piñón de "enviar al paro" a más de 135 interinos tras la adjudicación definitiva de los destinos del profesorado de materias comunes de Secundaria. La central asegura que a muchos funcionarios de carrera en prácticas se les han encomendado materias que no son de su especialidad.

La CIG asegura que Educación está reduciendo los cuadros de personal de los centros a pesar de que las aulas están "masificadas". Para "ahorrar" plantilla, la Xunta obliga a casi 700 profesores a impartir, además de su asignatura, hasta tres materias más que no son de su especialidad, afirma la central. El sindicato ha convocado una protesta el próximo miércoles frente a la sede de la consellería en San Caetano. La organización sindical reclama un "acuerdo de estabilidad" que impida "despidos masivos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de septiembre de 2008