Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EL RINCÓN

El laboratorio escénico de Ricardo Iniesta

El director teatral celebra los 25 años de Atalaya y se prepara para la apertura de un nuevo centro de investigación

Ricardo Iniesta está hecho de teatro. Pero el teatro, en España, también le debe parte de su musculatura al esfuerzo de este hombre que nació en Úbeda (Jaén) hace 52 años y en 1983 creó Atalaya, hoy referente de la escena internacional de habla hispana. La compañía sevillana, que cumple un cuarto de siglo, ha sido un laboratorio de investigación en el que Iniesta ha invertido toda su vida. El resultado está plagado de cifras que abruman -17 espectáculos que se han visto en más de cuatrocientas ciudades de 27 países de los cinco continentes-, pero también de emoción. Su tesón, su continua búsqueda de la excelencia, ha hecho posible el nacimiento de un lenguaje atrevido, vanguardista, pero cimentado en valores inculcados a través de la formación de sus actores con maestros de danza, interpretación, canto y dicción de todo el mundo.

El rincón de Iniesta ha sido durante muchos años su local en la calle de Curtidurías, en el centro de Sevilla y cerca de la ebullición creativa del barrio de La Alameda de Hércules. Pero en mayo todos se mudaron al nuevo Centro Internacional de Investigación Teatral TNT, un conjunto ubicado en el distrito Norte de Sevilla que -como a otras compañías de la ciudad- les ha cedido el Ayuntamiento. Allí, Iniesta ha desembarcado con los retazos de todas sus escenografías. Asegura que el comienzo de cada espectáculo es un "flechazo" con el texto, ya sea por una obra cerrada -como Divinas palabras, de Valle-Inclán (1998), o Hamlet-Máquina, de Heiner Müller (1990)- o por un "pretexto", como él llama a las adaptaciones a partir de varios autores que han sido la base de su trilogía de heroínas griegas. Después les pide propuestas a sus actores y entonces comienza un "trabajo dialéctico" para encontrar "la partitura de acciones de un texto". Eso sería el esqueleto al que Iniesta le suma la piel, el aroma y la magia del teatro, que es lo que llega al espectador. Por eso, para crear, necesita rodearse de elementos de anteriores escenografías, bañeras, carretes de cables, máquinas de coser..., cualquier cosa se transforma en escenografía.

Éste es un año muy especial para Iniesta: Atalaya (www.atalaya-tnt.com/) ha cumplido 25 años; en junio estrenó Ariadna, con la que cierra la Trilogía de las Heroínas de la Tragedia, que incluye Elektra y Medea, y en octubre abrirá sus puertas el nuevo centro, que albergará la Muestra Internacional de Teatro de Investigación (MITIN). Pero es también el año en el que ha muerto Carlos Iniesta, su hermano, autor de la versión dramática de Ariadna, así como del resto de la trilogía, y uno de los impulsores de Atalaya.

-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de septiembre de 2008