Temporada Alta mira a Europa

Temporada Alta se ha hecho grande. Tras su éxito en Cataluña, el festival de Girona y Salt ambiciona nuevos territorios y teje alianzas para convertirse en un referente escénico en Europa. Ayer tocaba presentar la programación de este año, pero los organizadores aprovecharon para anunciar el "cierre" de una etapa y dar pistas sobre las líneas de futuro: coproducir con los grandes festivales y teatros europeos y exportar producciones catalanas. "Queremos ser un polo de atracción y una capital escénica en Europa, no sólo trayendo obras internacionales, sino impulsando fuera a nuestros creadores", explicó el director del festival, Salvador Sunyer.

La 17ª edición, que arranca el 2 de octubre y cierra el 7 de diciembre, ya incluye espectáculos coproducidos por primera vez con socios europeos como La pesca, de Ricardo Bartís, en colaboración con el festival de Aviñón y el Hebbel Theater de Berlín; Il ritorno d'Ulisse, con el teatro la Garonne de Toulouse y la Fenice de Venecia o Días mejores, de Àlex Rigola, con el teatro de la Abadía de Madrid.

Para el espectáculo inaugural se ha apostado por un joven creador catalán, Pau Miró y sus Búfals (2 de octubre en la sala La Planeta). Volverán también viejos conocidos del festival como Peter Brook (Warum Warum) y Patrice Chéreau (La Douleur, de Marguerite Duras) y se presentarán espectáculos de Jérôme Deschamps, Philippe Genty y Martin Wuttke. También estarán presentes profesionales catalanes como Xavier Albertí, Marta Carrasco, Mal Pelo, Benet i Jornet y Rosa Maria Sardà (dirige Petó públic) y en el apartado musical figuran Mariza, Ani Di Franco y Raimon.

En conjunto, serán 69 espectáculos de 16 países, 30 estrenos absolutos y 27 coproducciones para una edición que, por primera vez, supera los dos millones de euros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS