Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps arropa en Dénia al edil tránsfuga que dio la alcaldía al PP

El presidente completa el desfile de cargos populares que han visitado a Kringe

Los ediles del PP de Dénia pueden estar tranquilos. Pocas semanas después de que el Pacto Nacional Antitransfuguismo condenara la moción de censura que les permitió acceder al poder aliados con un tránsfuga ex socialista y de que la propia dirección de los populares valencianos acordara un expediente para sancionarles o incluso expulsarles del partido, el presidente Francisco Camps convirtió todos esos acuerdos en agua de borrajas. Camps visitó ayer las obras del nuevo hospital de gestión privada que el Consell construye en Dénia y apadrinó al equipo de la alcaldesa, la popular Ana Kringe, y su forma de lograr la alcaldía.

El PSPV acusa al presidente popular de estar detrás de la moción de censura

Precedido de un impresionante despliegue de cargos comarcales y autonómicos, el presidente de la Generalitat saludó a todos los ediles del gobierno local, incluido el tránsfuga, Juan Collado, a quien no obstante evitó mostrar signos de efusividad y ni siquiera miró a la cara. Tras recorrer las instalaciones y describir las bondades de un centro que ha costado 88 millones y dispondrá de 212 habitaciones individuales, agradeció al Ayuntamiento que hubiera cedido los terrenos para su construcción. Esta última gestión, por cierto, fue realizada por el anterior gobierno de PSPV y BNV.

En ningún momento Camps se refirió a la situación política de Dénia. La ex alcaldesa socialista Paqui Viciano lamentó que "el presidente no haya cumplido como un demócrata expulsando a los ediles populares de su partido". Y el secretario de organización del PSPV, Alfred Boix, añadió que "la visita de Camps demuestra que está detrás de la operación que robó la alcaldía al PSPV y respalda un gobierno que no tiene más razón que los intereses del ladrillo".

Por su parte, Kringe agradeció el alto simbolismo que tenía la visita de Camps a la vez que aprovechaba para criticar al anterior ejecutivo de Viciano y sus malas relaciones con el Consell: "Presidente", dijo la alcaldesa, "antes nadie te lo había dicho, pero ahora te lo digo yo: gracias por una infraestructura como el hospital". La alcaldesa repitió una y otra vez que el nuevo hospital "será público y gratuito", para frenar las críticas sobre la gestión privada. Y agradeció "la paciencia y comprensión de los pacientes de La Marina Alta", que llevan años sufriendo un gravísimo colapso sanitario.

Dénia fue la primera parada de un periplo que también llevó a Camps ayer a Elche. En su intervención en este municipio, en la que no aceptó preguntas, informó de que en estos momentos hay seis hospitales en construcción que suponen 4.000 camas hospitalarias más.

El nuevo hospital de Elche supone una inversión de 54 millones, más 146 millones en equipamiento tecnológico. Su construcción y gestión es privada, lo que ha supuesto muchas críticas por parte del Ayuntamiento de Elche, así como de la plataforma ciudadana por el segundo hospital de Elche, que reclamó su construcción durante ocho años. El centro abrirá sus puertas en 2010. El concejal de sanidad ilicitano, el socialista Carlos Ávila, criticó el hecho de que Camps visitara las obras del hospital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de septiembre de 2008