Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex gerente de Mutua cobró 600.000 euros de indemnización

Un juez investiga la gestión de Juan Aicart en la entidad

Juan Aicart Manzanares, el ex director gerente de Mutua Universal, cobró una indemnización de casi 600.000 euros brutos de la entidad tras abandonar en agosto de 2007 el cargo que había ocupado durante más de 21 años. La marcha de Aicart se produjo días después de la querella presentada por la fiscalía de Barcelona contra él y otros ex responsables de la entidad por los supuestos delitos de malversación de caudales públicos, falsedad en documento oficial y delitos societarios que desde entonces está investigando el Juzgado de Instrucción 21 de Barcelona. La estimación del fraude que pudieron cometer entre 1990 y 2007 por desviación de dinero procedente de la Seguridad Social o no justificado a través de un entramado de sociedades ha sido cuantificado por los peritos en 219 millones euros.

El pago se ocultó a la justicia, pero lo acabó desvelando un procurador

La junta directiva de la mutua presidida por Juan Echevarría acordó el 24 de octubre de 2007 rescindir la relación laboral de Aicart por un montante global de 598.981 euros brutos como "compensación indemnizatoria". Una semana después, Aicart cobró tres talones de una oficina de Banesto en Barcelona por importe de 427.208, 13.899 y 12.062 euros.

El cobro de esas cantidades no fue comunicado por Mutua Universal al juzgado que investiga el caso hasta el pasado 3 de junio, semanas después de que un procurador advirtiera al juez de esos hechos y éste recabase información a la entidad.

Fuentes judiciales explicaron ayer que la indemnización recibida por Aicart entra dentro de la legalidad y no constituye delito, aunque mostraron su sorpresa porque el máximo directivo de una entidad que supuestamente vació sus arcas y le produjo un grave perjuicio económico haya sido indemnizado de manera tan cuantiosa por la propia Mutua. "Es inconcebible que una empresa pague a quien le ha robado", explicaron las mismas fuentes.

Con todo, Mutua Universal intentó despojar la indemnización a Aicart de cualquier sospecha y en una carta remitida al juez del caso el pasado 2 de junio y firmada por el secretario de la junta directiva, se asegura que esa decisión. "Cuenta con la conformidad de la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social". En la causa judicial no consta ningún documento que ratifique esa afirmación, sino sólo referencias a reuniones con la Seguridad Social en las que se informó de que se iba a abonar la indemnización y en las que el Estado explicó que lo más apropiado habría sido aplicar a Aicart un despido disciplinario.

Además, el 2 de octubre de 2007, la Mutua consultó a la Seguridad Social sobre la competencia para acordar el cese de Aicart, cuando éste ya había sido acordado el 7 de agosto tras la querella del fiscal.

El ex director gerente de la Mutua inició su relación laboral con la entidad en 1976 y tenía un contrato de alta dirección fechado el 2 de noviembre de 1989 que preveía una indemnización por despido a razón de 90 días de salario por año trabajado. La Mutua asegura que, en consecuencia, la indemnización que percibió aún estaba por debajo del importe que le habría correspondido. Aicart, además, era partícipe de un plan de pensiones de la Mutua con una aportación que el pasado 30 de septiembre era de 945.619 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de septiembre de 2008