Reportaje:Primera jornada de Liga

Doble chasco

La Liga comienza con derrota del Barça en el campo del Numancia - El Madrid también pierde en Riazor ante un Deportivo superior - El Atlético es el primer líder tras golear al Málaga - El Almería sorprende al Athletic

Aunque ha dejado de fumar y de beber, el Barcelona de Pep Guardiola tiene, de momento, los mismos vicios futbolísticos que el de Frank Rijkaard, o así se desprende del partido de ayer en Los Pajaritos. Al Numancia le alcanzó con una ocasión para cantar victoria frente a un rival tan voluntarioso como negado ante la portería rival.

Un total de 19 remates y una posesión cercana al 70% sólo sirvieron a los azulgrana para subrayar una derrota sorprendente si se atiende a las expectativas despertadas por el equipo en verano y una de tantas en caso de consultar los últimos dos anuarios futbolísticos.

Robinho insistió en su deseo de abandonar el Bernabéu para jugar en el Chelsea
Más información
Valdes: "Los jugadores somos los únicos culpables"
Al Barça le falta un hervor

Ningún resultado es más dañiño para el Barça que el 1-0, máxime después de que las cuatro veces que ambos equipos se había enfrentado en Soria el resultado había sido de empate, marcador que simbolizaba la resistencia numantina.

El chasco azulgrana fue, por tanto, monumental por la derrota, porque hacía 14 años que no perdía en la primera jornada de la Liga, y también por el juego, falto de velocidad y profundidad, exento de clase y clarividencia, necesitado de extremos. Débil en las áreas, el Barcelona se negó en el ataque estático, no supo cómo afrontar la zaga contraria y fracasó posicionalmente, una de las asignaturas que precisamente mejor domina Guardiola. De ahí el desencanto momentáneo de la hinchada barcelonista, que se venía felicitando por el generoso calendario que les había deparado inicialmente tanto la Liga como la Copa de Europa.

El reto del entrenador es demostrar que el nuevo Barcelona no es más de lo mismo, simplemente porque ayer sólo alineara a uno de los nuevos fichajes -el lateral Alves-, sino que una cosa es el estilo y otra diferente la táctica y su interpretación, y la grandeza y casta de los jugadores. Una de las virtudes de Guardiola siempre ha sido la de saber escrutar los partidos y, consecuentemente, el equipo demanda su mano correctora,

A las penurias del Barcelona, respondió el Madrid con otro chasco. Riazor siempre fue una plaza muy difícil para el plantel blanco -suma 17 años sin ganar en A Coruña-, pero su derrota de ayer fue incuestionable porque reincidió en errores ya conocidos y se vio superado por la pujanza de un buen Deportivo. La ausencia de Robinho, que reiteró su intención de abandonar el Bernabéu para jugar en el Chelsea, agravó más la jornada desde el punto de vista blanco.

Las derrotas de los dos grandes agrandaron todavía más el triunfo del Atlético de Madrid. La clasificación para la Champions parece haber liberado al cuadro de Agüirre, al que le bastó con medio tiempo para resolver su partido con el Málaga y situarse como líder del campeonato. Igualmente cómoda fue la victoria del Valencia en Metalla sobre el Mallorca. Villa y Silva manejaron el encuentro como les dio la gana ante un rival que ha tocado demasiadas teclas como para continuar al mismo nivel que la temporada pasada.

Fracasaron como locales tanto el Athletic como el Betis, sorprendidos por el Almería y el Recreativo, respectivamente, mientras que el retorno a la élite del Sporting fue agridulce porque la falta de pegada le condenó en El Molinón frente al Getafe.

Keita salta entre Boris y Palacios para cabecear el balón.
Keita salta entre Boris y Palacios para cabecear el balón.AFP

Sobre la firma

Ramon Besa

Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS