Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Primer 'CD-crossing' en Valencia

El grupo Niñamala apuesta por una nueva forma de llenar la calle de música

Hay que tener suerte: al sentarse en un banco, al usar una cabina o aparcando el coche, uno puede acabar formando parte de una nueva tendencia llamada CD-crossing. Si eso llega a pasar, es porque hay un CD en el banco, en la cabina o en el parabrisas del coche, que como vino, ha de volver. Estas son las reglas: recogerlo, escucharlo y devolverlo a la calle, con una firma, una fecha y un comentario.

Se trata de un proyecto casi piloto, que llega a Valencia con tan solo 100 ejemplares. Son los que caben en una pequeña maleta negra del grupo valenciano Niñamala, que dice apostar por esta forma de regar música por el asfalto.

No es la primera vez que se realiza un CD-crossing en España. En 2003 la plataforma AntiSgae organizó el mayor CD-crossing hasta la fecha dejando a la disposición de los transeúntes 5.000 compactos en 14 ciudades españolas. El motivo entonces era protestar contra el canon digital. Lo que mueve a Niñamala es buscar canales alternativos para darse a conocer.

"No podemos vivir todavía de la música, todos trabajamos en algo más", explicaba ayer Quique Ruiz, teclista de la formación, que ahora cumple cinco 5 años. "Creo que Valencia es una ciudad que sabe de música, con grupos variados, pero que no se siente en las calles como en otros países como Irlanda".

Su iniciativa nace de adaptar una tendencia muy extendida en otros países: El book-crossing. Consiste en dejar libros en lugares públicos para que los recojan otros lectores. La iniciativa, que nació en hace tan solo siete años, cuenta con una página web, varios millones de libros registrados en su base de datos y casi un millón de miembros.

"Se trata de una forma alternativa de que nos conozcan más allá de Internet y los conciertos" apunta el baterista, mientras explica que para ellos el CD es tan solo la carta de presentación. "Ya hicimos esto con nuestro anterior trabajo a menor escala -20 CD-". Ahora son más, pero manteniendo la misma filosofía: "Todo es obra nuestra, la grabación, ahora la distribución, aquí es así, tú te lo pagas, tú te lo guisas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de agosto de 2008