Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LIGA DE CAMPEONES | Vuelta de la ronda previa

"Me he quitado un peso de encima"

Aguirre destaca la inyección que supuso la presencia de Agüero y Maniche

avier Aguirre fue recibido en la sala de prensa entre aplausos. "¡Cómo sois los del Atlético!", bromeó. Pero las bromas no acabaron ahí porque al rato sonó un móvil y las notas de la musiquita eran las del himno rojiblanco. "Así soy. No lo he celebrado todavía. En el vestuario no he tomado ni una copa porque quise acordarme de todos los que han puesto su grano de arena para que el equipo consiguiera el pase a Europa", explicó enumerando uno a uno los jugadores que ya no están en la plantilla: Abbiati, Cléber, Jurado, Reyes, Falcón, Zé Castro, Mista...

Pocas veces se había visto el rostro de Aguirre tan relajado. Y, por mucho que dijera que los entrenadores siempre se juegan algo, que cada semana y cada domingo están bajo presión porque siempre hay nuevos retos por superar, admitió que el partido de anoche ha cambiado muchas cosas. "¡Me he quitado un gran peso de encima, sí! El primer año me pidieron llegar a la Copa de la UEFA. Lo conseguimos, pero sufriendo y pasando por la Intertoto. El segundo, me exigieron quedar entre los cuatro primeros en la Liga. Lo conseguimos otra vez. Y estamos en la Champions aun sufriendo y pasando por la fase previa. Estoy satisfecho porque he cumplido con mi trabajo", concedió el técnico, que en uno de los pasillos se encontró con Maradona: "Está encantado con su yerno [Agüero]. No para de animarle y empujarle. Le he dicho que venga a ver todos los partidos europeos a ver si nos trae suerte".

Cerezo confirma la llegada de Banega y habla de "dos o tres" fichajes más

Aguirre resaltó que todos entendieron que era un partido en el que había que "dejarse la piel" y que la presencia del Kun había sido un gran reactivo para el equipo en una noche tan importante. "Te da algo distinto siempre. Es joven, maduro y adulto a la vez y, además, se halla en estado de gracia. Nos vino bien su inyección. Y la de Maniche", analizó.

Reculó al final con el portugués. Dejó de lado su orgullo y le devolvió la titularidad. Puede que empujado por el presidente, Enrique Cerezo, y la directiva, que siempre han visto en Maniche un jugador competitivo y fundamental para el juego rojiblanco. Cerezo fue precisamente quien acabó la temporada pasada hasta las mismísimas narices. Una cámara le grabó en una charla sin que él se diera cuenta y le pilló en un renuncio. "Estoy hasta los huevos de toda esta pandilla", vino a decir. Ayer también se quitó un peso de encima. Aunque tuviera que hacerlo sufriendo. "Ha habido instantes del partido en los que lo he pasado mal, pero, afortunadamente, han sido solo un par de momentos", declaró.

El pasado fin de semana había visitado la concentración de San Rafael y pidió a los jugadores que reaccionaran. Es decir, que sacaran al campo todo lo que tuvieran que sacar. "Quería ver garra y ganas y las he visto. Hemos estado serios en la defensa y los delanteros, que son los que tienen que hacerlo, han marcado goles. Todos han hecho su trabajo y ahora, sinceramente, me da igual quién nos toque en el sorteo. Llegue el que llegue, aquí será bienvenido", concedió.

Igual de bienvenidos serán los fichajes. Porque Cerezo, quien había dado un ultimátum a Aguirre -nuevas incorporaciones sólo si el equipo pasaba la eliminatoria- confirmó la llegada de Ever Banega y otros cuantos más. "Tenemos a dos o tres entre manos", comentó antes de confirmar que hoy no estará en Nyon en el sorteo de la Liga de Campeones.

Fuera, mientras tanto, se desataba la locura entre los colchoneros. "¡Tío, estamos en la Champions!", repetían incrédulos los aficionados a la salida del estadio. Pues, sí, el equipo está en la Champions. Vuelve a Europa doce años después. Maradona lo celebró bailando en el palco presidencial y el público haciendo la ola. Algo que en el Manzanares sólo se había visto en el siglo pasado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de agosto de 2008