Benidorm gasta seis millones sin consignación

El Gobierno local de Benidorm, con mayoría absoluta del PP, ha reconocido en lo que va de año gastos sin consignación presupuestaria y pendientes de pago de anteriores ejercicios por valor de 6 millones de euros. Esas cantidades repercutirán en las partidas que tienen asignadas las distintas concejalías si es que el Consistorio decide hacer efectivo el pago. En el pleno ordinario de agosto que se celebrará mañana está previsto aprobar dos nuevos reconocimientos extraoficiales de crédito por valor de 469.675,31 y 738.426,70 euros, respectivamente. Entre las facturas pendientes de pago figuran gastos con varias empresas, entre las que destacan los 440.000 euros de Urbaser, responsable de la planta de transferencias, o Fomento Construcciones y Contratas, encargada de la limpieza viaria. También están pendientes de cobro pequeñas empresas que suministran todo tipo de materiales al Consistorio. Entre los gastos que el gobierno no había reconocido todavía figuran los de la corona de flores o la esquela del funeral del ex alcalde Vicente Pérez Devesa, el 16 de marzo de 2006. Desde entonces han fallecido otros dos ex alcaldes.

A estas cantidades hay que sumar facturas impagadas reconocidas en anteriores plenos, que suman 4,8 millones de euros. En abril se aprobó un reconocimiento extrajudicial de créditos por 4,26 millones, la mayor parte de los cuales, 253.171,29 euros, corresponde a una deuda con Iberdrola de enero de 2007.

El concejal de Hacienda, Francisco Saval, ha defendido reiteradamente este sistema de reconocimiento de deuda y lo ha puesto como ejemplo de transparencia en la gestión, mientras la oposición critica la "caótica gestión" del partido que gobierna desde 1991, y que ha abocado al Consistorio a una "quiebra económica", según la edil socialista Natalia Guijarro.

Iberdrola ha amenazado hasta en dos ocasiones al Ayuntamiento con cortar el suministro por la deuda contraída. La de FCC supera los 17 millones, según el PSOE. Saval puso en marcha en octubre un plan de saneamiento y estricto control de gasto. Además, ha subido el IBI y la tasa del agua, ha revisado el Impuesto de Construcción y Obras (ICIO) y ha traspasado la recaudación de varios impuestos al SUMA, dependiente de la Diputación, para lograr mayor efectividad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de agosto de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50