El primer descenso del Euríbor en seis meses anticipa un cambio de tendencia

A pesar de la caída del índice, la hipoteca media se encarece 700 euros al año

Por fin una buena noticia en las páginas de economía. Después de alcanzar el máximo de sus diez años de historia, el Euríbor ha caído en agosto. Poco, pero ha caído. El índice hipotecario cerrará este mes en el 5,32% -cifra provisional que todavía puede bailar, a la espera de los cuatro datos diarios que quedan por saber-. El de agosto es el primer descenso en medio año.

Más información
Las hipotecas registran su menor avance en quince años

Las familias hipotecadas todavía no van a notar en su bolsillo la buena noticia, porque este 5,32% es todavía muy superior al 4,67% de un año atrás. Así, los que tengan que revisar un préstamo medio para la compra de vivienda -150.000 euros a devolver en 25 años con un diferencial del 0,5%- pagarán el próximo mes 950 euros mensuales, 59 más de lo que hacían hasta ahora, lo que inflará la factura anual 708 euros.

Pero lo importante no es la tímida bajada de agosto, sino que ésta anticipa un cambio de ciclo. Los analistas creen que el Euríbor, si la situación financiera internacional no se complica, descenderá mucho más de lo que ha hecho hasta ahora. Rafael Pampillón, profesor de la IE Business School, asegura que el índice que marca el precio que los bancos se cobran por prestarse dinero entre sí -lo que en definitiva es el Euríbor- se acercará al 4% el próximo año.

La clave radica en el nuevo discurso del Banco Central Europeo (BCE). "Si el Euríbor todavía cae poco es porque continúa distorsionado por la incertidumbre que vive el sistema financiero. Pero el débil crecimiento en la zona euro y la impresión de que la inflación tiene que remitir forzará a Jean-Claude Trichet [el presidente del BCE] a rebajar los tipos oficiales, lo que tirará a la baja el Euríbor", indica David Cano, de Analistas Financieros Internacionales (AFI). Este experto estima que el índice que condiciona el precio de las hipotecas podría cerrar 2008 en torno al 5%. "Ése sería todavía un nivel muy elevado. El próximo año quedará todavía un margen de relajación muy intenso", añade Cano.

Lo paradójico es que ha sido necesario que los grandes de Europa, Alemania, Francia e Italia, se sitúen al borde de la recesión para que la esperada bajada del precio del dinero esté ahora mucho más próxima que hace un mes, cuando el Euríbor pulverizaba su techo y se situaba a una distancia nunca conocida del tipo de interés oficial, ahora en el 4,25%.

Estas previsiones aliviarán la carga de los sufridos hipotecados, que en los últimos tres años han asistido a una carrera imparable del Euríbor. Los que peor lo están pasando son los que han pedido créditos a plazos más largos. Por ejemplo, una hipoteca media a 50 años es ahora casi un 70% más cara que en agosto de 2005.

Pero para que el Euríbor se relaje es necesario que remitan las tensiones financieras que afloraron hace un año como consecuencia de la crisis de las hipotecas basura de EE UU. Esto devolvería la calma a los bancos, y haría que se prestaran dinero a un precio más bajo. El experto David Cano cree que la tranquilidad financiera volverá el próximo año; y que será en 2010 cuando el índice volverá a niveles más racionales.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Luis Doncel

Es jefe de sección de Internacional. Antes fue jefe de sección de Economía y corresponsal en Berlín y Bruselas. Desde 2007 ha cubierto la crisis inmobiliaria y del euro, el rescate a España y los efectos en Alemania de la crisis migratoria de 2015, además de eventos internacionales como tres elecciones alemanas o reuniones del FMI y el BCE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS