Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Santa Coloma se abre al Besòs

Desde que se completó la transformación del tramo final del Besòs en un parque fluvial de 70.000 metros cuadrados con zonas verdes y carriles bici, Santa Coloma de Gramenet (Barcelonès) tenía una asignatura pendiente: reformar su frente fluvial y abrirse al río. Ya el año pasado, el Ayuntamiento, a través de la empresa municipal Gramepark, construyó un primer edificio de 18 plantas para realojar a los primeros afectados por la transformación urbanística (60 de las 120 familias). Ahora se ha puesto en marcha la segunda fase del proyecto y las máquinas excavadoras han comenzado a demoler algunas de las viejas viviendas alineadas a lo largo de la avenida de la Generalitat, entre la calle de Sant Jordi y el paseo de Salzareda, lo que permite que la mejora urbanística comience a cobrar forma.

En el nuevo solar se construirá un edificio con 140 viviendas de protección oficial, además de un aparcamiento con capacidad para 230 plazas. Las obras de esta fase estarán terminadas en dos años y medio.

En 2011 empezará la tercera fase del proyecto que prevé la construcción de un nuevo bloque de viviendas (que sumado a los dos anteriores supondrá una oferta de cerca de 300 pisos de protección oficial para jóvenes) y una plaza de 6.000 metros cuadrados, que comunicará el barrio del Raval con el parque fluvial del Besòs. Para dinamizar la zona el Consistorio tiene previstos algunos equipamientos, como una guardería y una zona comercial. El presupuesto global de todas estas obras alcanza los 65 millones de euros.

La actuación es una de las de mayor envergadura en la ciudad en los últimos años. Reformar el frente fluvial permitirá acabar con un conjunto de viejas viviendas y crear, de paso, un nuevo solar para la construcción de pisos de protección oficial, algo que no resulta fácil en una ciudad densamente poblada que creció de manera rápida y desordenada en la década de 1960 a causa de las oleadas migratorias. Y es un municipio que, por otro lado, no puede expandirse porque está rodeado por Sant Adrià, Badalona y Barcelona.

El proyecto se enmarca en una serie de actuaciones en el frente fluvial. Una de las más importantes es la creación del nuevo barrio de Safaretjos, al pie del hospital del Espíritu Santo, y en el límite con Sant Adrià de Besòs. El nuevo barrio está incluido dentro del proyecto de 100 áreas residenciales estratégicas (ARE) impulsadas por la Generalitat. No muy lejos de allí, en el Raval, y también junto al río estará ubicada la estación de metro de la línea 9 de Can Peixauet, que conectará la ciudad con Barcelona, la estación del AVE y el aeropuerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de agosto de 2008