Entrevista:LOS INOLVIDABLES TANIA LAMARCA | PEKÍN 2008 | Juegos de la XXIX Olimpiada

"Atlanta fue una concentración más"

Tras ganar el primer oro de la gimnasia con el conjunto, la apartaron del equipo

Tania Lamarca tenía 16 años cuando ganó el oro en Atlanta 1996 con sus cinco compañeras del conjunto de rítmica. Sus lágrimas en el podio dieron la vuelta al mundo y luego le sirvieron para titular un libro Lágrimas por una medalla en el que intentaba reflexionar sobre los años de sacrificio, de lucha contra la báscula, de aislamiento. Retirada "por obligación" tras esos Juegos, la gimnasta volvió a casa, a Vitoria, a reconstruir su vida. Hoy tiene 28 años, vive en un pueblito de Huesca y, a la espera de su primer hijo, sigue la competición de sus sucesoras en la tele.

Pregunta. ¿Qué recuerda de sus primeros y únicos Juegos?

Respuesta. He aprendido a valorarlos con los años. Entonces no sabía lo que significaban. Tengo un recuerdo agradable.

P. ¿Qué le sorprendió más?

R. La única diferencia con los Mundiales y los Europeos es que había otros deportistas. Te sentías una más. Me hubiera gustado tener una relación más estrecha con ellos, pero al final lo único que hicimos es trasladar la concentración de Madrid a Atlanta. Estábamos muy controladas porque éramos menores. Competíamos de las últimas y veíamos a la gente llegar a la Villa. Cuando alguno fallaba, pensaba: 'Cuatro años para esto... Qué pena'.

P. ¿Y la inauguración?

R. Es lo más impresionante que puede vivir un deportista.Era como una gran fiesta sólo para nosotros. Recuerdo llamar a casa y decir: 'Sólo por esto merecía la pena venir a los Juegos'.

P. Trajeron mucho más.

R. Nos salió la competición perfecta. Fue muy bonito.

P. ¿Y después?

R. Siempre digo que yo no me retiré. A mí me retiraron. Volví a casa y de repente no había gimnasia. Llevaba toda la vida entrenando y la vuelta a la realidad fue muy dura. Ahora estamos todos como locos con Pekín, pero nadie se acuerda de los deportistas si no dan medallas. Las cosas han mejorado un poco. Hay una oficina de Atención al Deportista que está empezando a hacer cosas. Entonces no había nada.

P. Su libro refleja un sistema de entrenamiento casi inhumano, ¿ha cambiado?

R. Todo deporte exige disciplina. No creo que los sacrificios fueran peores que en otros deportes, pero está claro que ahora hay más libertad. Almudena [Cid] tiene 28 años y se toma la gimnasia como una profesión. No le impide tener una vida. Las chicas del conjunto también viven de una forma más normal. Lo bonito del deporte es que no te meta en una burbuja.

P. ¿Qué espera de Pekín?

R. Ojalá Almudena se meta en su cuarta final, pero sólo con estar ahí es increíble. El conjunto ha sido una pequeña desilusión. Las jueces no han sido justas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de agosto de 2008.

Lo más visto en...

Top 50