Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:PEKÍN 2008 | Ciclismo en pista

Una plata que vale por cuatro

Llaneras y Tauler, el ciclista que suplió al lesionado Torrent y al fallecido Gálvez, logran otra medalla en el velódromo

Corrieron dos, Joan Llaneras y Toni Tauler, pero triunfaron por cuatro. El éxtasis por la medalla de plata que atraparon en el velódromo de Laoshan incumbía de manera directa a dos ciclistas que no dieron pedales, pero que estuvieron, a su manera, muy presentes en todos y cada uno de sus relevos y de sus sprints. En una de las pruebas que requiere más sincronización y empatía, Llaneras demostró que, a los 39 años, se ha erigido en un auténtico maestro de la pista. Su epopeya en Pekín le ha valido para pasar a ser el deportista español con más medallas olímpicas, dos de oro y dos de plata, junto a Arantxa Sánchez Vicario, que atesora dos de plata y dos de bronce. "Es la despedida soñada", convino el mallorquín que ha decidido retirarse.

Se acoplaron de maravilla a pesar de haberse entrenado juntos sólo dos veces

El madison, 50 kilómetros por parejas con diez sprints puntuables, exige potencia, estrategia y sobre todo una absoluta compenetración. Por eso resulta tanto más encomiable la capacidad de superación de Llaneras, que perdió hace dos años en un terrible accidente a Isaac Gálvez, el que fue su compañero de fatigas en el velódromo. Por si fuera poco, apenas hace dos meses eligió a Tauler como compañero para Pekín porque el hombre con el que obtuvo la clasificación, Carlos Torrent, se rompió el fémur durante una carrera en Portugal.

Llaneras y Tauler se acoplaron de maravilla a pesar de que afrontaron la prueba después de entrenarse juntos sólo dos veces. Un disparate. Más aún si se tiene en cuenta la meticulosidad con la que se prepara Llaneras, hasta el punto de que el pasado mayo ya viajó a China para comprobar la madera de la pista, sus características y las condiciones ambientales. "Me enteré de que tenía que venir a Pekín a competir en madison hace 25 días. Pero ya había sido campeón de España junto a Miquel Alzamora, que, a su vez, había sido compañero de Joan", contó Tauler, tan exhausto como feliz nada más concluir la prueba; "todo el mérito es de Joan. Yo, simplemente, ejecuté la táctica que él ideó haciendo los relevos que me marcaba".

La pareja argentina se ganó el oro a pulso. Curuchet y Pérez atacaron en el tercer sprint y lograron una vuelta de ventaja. Todo cambió. Los británicos Cavendish y Wiggins, los favoritos, se hundieron. Los italianos y los canadienses se lanzaron a fondo para neutralizar a los argentinos, pero se desfondaron. Llaneras y Tauler se reservaron para el último tramo, ganaron el sexto sprint, tomaron una vuelta de ventaja y se unieron así a los argentinos y los rusos. En ese momento, Tauler las pasó canutas. "Estaba fundido, pero miré al marcador, vi que íbamos terceros y había que intentar que nadie nos ganara esa vuelta", relató el ciclista, de 34 años y mallorquín como su compañero.

"No me esperaba que nos consideraran favoritos, pero los rivales nos tenían fichados", explicó Llaneras; "cuando arrancamos, se hizo muy dura la carrera. Había que tapar muchos huecos después de ganar una vuelta y tiramos muchos cartuchos". Aún les quedaba uno. Les sirvió para desbancar a los rusos del segundo puesto en el último sprint, el último golpe de pedal de Llaneras. Tauler elogió a su compañero: "Es lo máximo. El español más laureado en unos Juegos. Me parece poco considerarle un crack". Tan grande es que fue capaz de irse ganando una medalla de plata para cuatro: para él, para Tauler, para Torrent y para Gálvez. Una despedida a lo grande.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de agosto de 2008