Reportaje:cómic

El Tintín más 'pervertido' solivianta a la tribu Hergé

Moulinsart evita la reedición de un relato publicado en España

El intrépido Milú ha muerto, el capitán Haddock -más pegado que nunca a la botella- se ha gastado su fortuna en orgías y mesas de juego; el alocado profesor Tornasol pasa sus días en un hospital psiquiátrico y Tintín, claro, está deprimido. Para desembarazarse de la tristeza, decide regresar al periodismo, pero todo ha cambiado desde que estaba en activo. Varios años después de la desaparición de Hergé, el mundo ya no reclama aventuras, sino crónicas sensacionalistas a golpe de famosos y de sus escarceos en la cama.

Lógicamente Hergé no imaginó una peripecia así para su héroe. Esa historia es un relato breve incluido en el libro-álbum Tintín y el loto rosa, con texto de Antonio Altarriba e ilustraciones de Ricard Castells y Javier Hernández Landazábal. Desde que apareció en el mercado a finales del año pasado -para conmemorar el centenario del nacimiento del pope de la línea clara-, la obra ha sido un quebradero de cabeza para su autor y para Edicions de Ponent, que pronto topó con la todopoderosa Fundación Moulinsart, poseedora de los derechos de Tintín.

"No puedo tener una batalla con ellos, me superan", dice el director de Ponent

El editor Paco Camarasa explica que tras un amago de presión por parte de Moulinsart para que se retirara el libro, la situación consiguió encauzarse con un acuerdo de mínimos. Así, la fundación aceptó que se siguiera distribuyendo la obra hasta que se agotara la tirada original de 1.000 ejemplares. A cambio, el sello español se tuvo que comprometer a no reeditar jamás el libro. Aunque Moulinsart no encontró ningún delito en las ilustraciones que acompañan al texto -que incluye también ensayos diversos sobre la criatura de Hergé-, sí que consideró que pervertía la esencia del siempre cándido Tintín. Quizá porque, entre otras cosas, el eterno adolescente pierde al fin la virginidad a manos de la mismísima... Catherine Deneueve.

Camarasa aceptó el arreglo con Moulinsart a regañadientes. "No puedo tener una batalla con ellos. Me superan", reconoce el editor, irritado porque la polémica ha llegado incluso a Gran Bretaña a través de un artículo que publicaba ayer The Guardian. "Creo que la gente habla del libro sin haberlo visto. No es un cómic lleno de viñetas en las que aparezca Tintín follando. Es una ficción y punto. Moulinsart tendrá los derechos, pero eso no le permite practicar la censura como quiera. A este paso, van a convertir el libro en una obra de culto", zanja el editor.

La misma irritación comparte el autor, que no es un desconocido en el noveno arte. Además de guionista de historietas y escritor, Altarriba fue uno de los pioneros en introducir el estudio teórico de los tebeos en las aulas españolas. En la actualidad, ejerce de catedrático de literatura francesa en la Universidad del País Vasco y su tesis, leída a principios de los ochenta, ya trataba sobre la gran tradición franco-belga del cómic.

El susto por lo ocurrido todavía no se le ha ido del cuerpo y por eso afirma que nunca volverá a decir ni mu de Tintín, al menos mientras Moulinsart siga con su estrategia acaparadora. Ayer, en una conversación telefónica, el autor señalaba que su único interés había sido el de rendir homenaje a su admirado Hergé. Y lo hizo explorando algunos de los aspectos más llamativos de Tintín, como la escasez total de líbido que presenta a pesar del devaneo hormonal que se le supone a un adolescente.

"Todo lo hice con respeto. He aprendido muchas cosas leyendo a Hergé. Creía que la gente adulta distinguiría entre una cosa soez y algo que nace de la admiración. Si llego a saber que me iba a traer tantos problemas, me lo hubiera pensado dos veces", remacha sin asomo de sorna.

Portada del libro <i>Tintín y el loto rosa,</i> publicado por Edicions de Ponent.
Portada del libro <i>Tintín y el loto rosa,</i> publicado por Edicions de Ponent.

Adiós virginidad

El lector de "Tintín y el loto rosa" no olvidará el despertar sexual imaginado para él por Antonio Altarriba. Ahí van algunos extractos "lights":

- "La Deneuve observa de arriba abajo a ese hombre de rostro aniñado que se muestra tan nervioso".

- "Tintín se le echa encima. Ella le calma, le guía y lo introduce por la lúbrica corola hasta el fondo de la flor, hasta lo más profundo del goce".

- "Abre paso, aparta prendas, libera y, por fin, el sexo de Tintín sale a relucir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de agosto de 2008.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50