Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:DESDE EL PARQUÉ | Mercados

El pesimismo atenaza la Bolsa española

La Bolsa española se ha abonado al pesimismo. Con la caída de ayer ya lleva tres días consecutivos cerrando en rojo. Esta vez fue a contracorriente. El resto de parqués europeos puso al mal tiempo, buena cara. En cambio, en España cundió el desánimo.

La economía española genera poca confianza entre los inversores, y eso acaba por plasmarse en los parqués. Incluso se puede observar en días como ayer, en el que se supo que el estancamiento de la economía española en el segundo trimestre fue superado por la caída de Alemania, Francia e Italia, y que la zona euro está a las puertas de la recesión. De hecho, el Ibex 35 cayó un 0,76% y se mantuvo por encima de los 11.600 puntos con dificultad, mientras el resto de índices selectivos europeos subían. El FTSE 100 llegó a anotarse una significativa ganancia del 0,9%.

Estados Unidos también recibió malas noticias y los mercados se repusieron del golpe. La inflación subió el doble de lo previsto y se situó a una altura desconocida desde hace 17 años. En un primer momento, los mercados acusaron el dato, pero conforme fueron cayendo las horas el verde fue dominando en los paneles de Wall Street. Encontraron la ayuda del petróleo, que tras el repunte del miércoles volvió a caer, y del dólar, que siguió fortaleciéndose frente al euro.

Por empresas, cabe señalar que sobre el índice selectivo español pesó excesivamente el mal comportamiento de los valores grandes. Los cinco blue chips (Telefónica, Banco Santander, BBVA, Iberdrola y Repsol), que agrupan dos tercios de la ponderación del Ibex 35, lo hicieron peor que el conjunto del mercado. El rojo llegó a contagiar a Iberia. Ni la alianza entre la aerolínea española, British Airways y American Airlines auxilió a la cotización de la primera, que ayer cayó un 1,46%.

Del lado de las ganancias destacó ayer Inditex. La compañía textil propietaria de Zara rebotó ayer un 1,26%, insuficiente para recuperarse del castigo recibido el día anterior.

El dominio de las ventas, en cambio, animó la negociación. Ayer en el mercado abierto se movieron 2.322 millones de euros, y en el conjunto, 4.005, volúmenes que mejoraron los de los días precedentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de agosto de 2008