Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LOS INOLVIDABLES | MIRIAM BLASCO | PEKÍN 2008 | Juegos de la XXIX Olimpiada

"No me conformaba con la plata, quería el oro para Sergio"

La yudoca sufrió la muerte de su entrenador un mes antes de comenzar Barcelona 92

Con la rabia aún palpable en su voz después de ver en directo cómo Leire Iglesias perdía el combate por el bronce, Miriam Blasco (Valladolid, 44 años) se esforzaba ayer por destacar el potencial del equipo español de yudo, a pesar de no haber logrado medallas desde Sidney 2000. Ella tiene el honor de haber inaugurado la nómina de oros del deporte femenino español. Ocurrió en Barcelona el 31 de agosto de 1992. Supuso el inicio del ciclo dorado de esta modalidad con cinco metales más entre Barcelona y Sidney.

Pregunta. El yudo se había convertido en un proveedor habitual de medallas. ¿Qué ha pasado en los dos últimos Juegos?

Respuesta. No es fácil sacar medallas. Los resultados del equipo español han sido buenos en los últimos años, pero tanto en Atenas como aquí no hemos tenido suerte. Hace cuatro años teníamos el mejor equipo de la historia y sólo logramos dos medallas de chocolate [quintos puestos]. Esta vez, por ejemplo, se suponía que Isabel Fernández era una medalla segura y tuvo un mal día.

P. ¿Cómo recuerda todo lo que rodeó su medalla de oro?

R. Han pasado muchos años, pero todavía me viene a la mente la imagen de Sergio [Cardell, su entrenador, que falleció un mes antes del comienzo de los Juegos]. Fue un momento alegre y triste a la vez, pero con los años te quedas con la parte buena. Estaba casi toda mi familia en la grada, y eso que tengo nueve hermanos, y el Rey y todo el pabellón coreó mi nombre. Fue un sueño que se hizo realidad.

P. En Barcelona era una de las opciones de medalla más claras ¿Sufrió mucha presión?

R. Venía de ganar el Campeonato del Mundo y era favorita, pero a diferencia de otros compañeros, no me sentía presionada por el público, al contrario, hizo que me creciera. No me conformaba con la plata, quería el oro para dedicárselo a Sergio, mi triunfo se lo debo a él.

P. ¿Por qué se alejó de la élite después de Barcelona 92?

R. Sin Sergio no tenía motivación. Seguí un par de años pero ya en Atlanta 96 era entrenadora de Yolanda Soler e Isabel Fernández [ambas lograron la plata en esos Juegos]. Ahora soy comentarista, tengo un gimnasio y soy senadora del PP. Mi objetivo es ayudar a los deportistas desde otra perspectiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de agosto de 2008