Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un niño muere al arrollarle en tierra una moto acuática

El chico entró en una zona restringida del club náutico de Benidorm

Un familiar paseo en moto acuática acabó en la tarde del domingo en tragedia en Benidorm. Un niño de diez años, cuyo nombre responde a las siglas P. D., falleció tras ser arrollado por una embarcación de este tipo en las inmediaciones del club náutico de la localidad. La conductora de la moto era una mujer que viajaba acompañada de sus dos hijas. Por causas aún no esclarecidas, perdió el control e irrumpió en la arena donde, pese a estar prohibido, se encontraba el pequeño.

El suceso ocurrió al filo de las siete de la tarde, cuando la mujer daba un tranquilo paseo con sus dos niñas, una de 13 años y otra menor de cuatro, alrededor del recinto portuario. Según testigos presenciales, la conductora presionó el acelerador sin querer, lo que provocó que la mayor de sus hijas cayera al agua. Presa del pánico, la madre no supo reaccionar y perdió el control de la embarcación, que enfiló a la orilla. Tal y como especificaron fuentes del club náutico, la moto acuática impactó primero con un tablón de madera, luego, arrolló al niño y, finalmente, tras chocar con un barco varado, encalló en una barandilla de una altura de un metro.

Como consecuencia de la colisión, el pequeño, que se encontraba acompañado de su padre, de nacionalidad francesa, sufrió un traumatismo craneoencefálico. En un primer momento fue atendido por los servicios de la Cruz Roja y posteriormente trasladado al Hospital de Levante. En este centro ingresó en coma, aunque los facultativos lograron reanimarle momentáneamente. Debido a la gravedad de su estado, el niño fue remitido al Hospital General de Alicante, donde falleció en la madrugada de ayer.

Desde el club señalaron que el menor se encontraba en la zona habilitada para el amarre de las embarcaciones de vela y para la entrada y salida de motos acuáticas. A esta parte del recinto portuario "no se permite el paso a aquellos que no sean usuarios", apuntaron las mismas fuentes.

Cadenas de plástico

"Hay cadenas de plástico y varios carteles que advierten del peligro", señalaron. Sin embargo, estas mismas fuentes detallaron que cualquier persona puede entrar al recinto portuario, no sólo los usuarios, y que son muchos los que "se saltan las señalizaciones". A pesar de las medidas de seguridad con las que ya cuentan, desde la entidad marítima estimaron que se "extremarían" a raíz de la trágica muerte del niño.

La familia propietaria de la moto, de origen vasco, resultó ilesa. Según fuentes del club náutico, el padre es usuario del mismo desde hace más de cuatro años y posee todos los permisos oficiales de la moto de gran cilindrada. Su mujer, que entró en estado de shock tras el accidente, quedó en libertad tras declarar en la comisaría.

Fuentes municipales indicaron que el siniestro se produjo en un recinto privado correspondiente al club náutico. Las playas de Benidorm no tienen canales de acceso para estas embarcaciones, para prevenir este tipo de sucesos.

Prohibido junto a la playa

La siniestralidad por accidente en motos acuáticas acumula en la última década un total de doce víctimas mortales, incluida la trágica muerte del pequeño de Benidorm. Y esta negra estadística arroja otro dato aún más espeluznante: prácticamente la mitad de estos doce fallecidos se registraron en un solo año, 2001. Esta concentración de siniestros en el litoral español como consecuencia de la travesía indiscriminada de este tipo de embarcaciones llevó al Gobierno a cambiar la legislación vigente, endurecer los permisos y adoptar medidas preventivas para la integridad física de los pilotos de las motos y, especialmente, de los bañistas en las áreas públicas.

A partir de 2002 entró en vigencia la nueva reglamentación que estipula que la navegación con las motos acuáticas está prohibida a menos de 200 metros de la línea de playa y en zonas de baño balizadas. Asimismo, para las personas que quieran un uso particular o alquiler por días de estas embarcaciones, es necesaria una titulación previa: "A", para potencias superiores a 110 caballos; "B", para aquellas superiores a 55 caballos; o "C", para potencias inferiores. Para obtener el título "A" o "B" es imprescindible superar pruebas teóricas y prácticas; y para el "C", sólo es necesario el examen teórico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de agosto de 2008

Más información