_
_
_
_
_
Crítica:CLÁSICA
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Un pianista transgresor

Desde que saltó a la fama, a principios de los ochenta, el pianista croata Ivo Pogorelich (Belgrado, 1958) ha convertido la transgresión en el más eficaz antídoto contra la rutina. A veces, cae peligrosamente en el capricho y la extravagancia, pero su capacidad de sorprender al oyente sigue intacta.

Lo demostró anteayer en el Festival de Peralada con una rara, inquietante y a ratos irritante versión del Concierto para piano nº 2 de Rachmáninov, en el que estuvo acompañado, no sin sobresaltos, por la Orquestra de Cadaqués y Neville Marriner.

Pogorelich impuso una lectura personal y radical del célebre concierto, lenta hasta la exasperación y alejada de los tópicos que reducen a Rachmáninov al exaltado terreno del virtuosismo romántico. Lo suyo fue una versión transgresora que se llevó por delante cualquier atisbo de tradición y concesión sentimental: fraseo cortante, acentos imprevisibles, contrastes dinámicos extremos...

En definitiva, un Rachmáninov de perfiles sombríos e inquietantes, muy raro, pero lleno de interés y servido con las armas técnicas de un pianista fuera de serie. Marriner, en plena forma a sus 84 años, acompañó al intérprete en su aventurada travesía con el oficio, el aplomo y la seguridad de una batuta curtida en mil batallas.

Fino, de gesto elegante y gran musicalidad, Marriner obtuvo un notable rendimiento de la Orquestra de Cadaqués -formación española que por calidad técnica, reflejos y redondez sonora parece una orquesta inglesa- en el resto del programa: dos piezas de la Suite Iberia de Albéniz sutilmente orquestadas por Jesús Rueda, y la Sinfonía nº 9, del Nuevo Mundo de Dvorák, un clásico popular de éxito seguro.

A pesar de los alicientes, el Auditorio de Peralada sólo llenó la mitad de su aforo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_