Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los comercios de bicicletas acusan una caída de ventas del 20% que atribuyen al 'bicing'

"Hemos vuelto a las ventas de 2005, pero con el agravante de que ahora tenemos más empleados". Así describe Miquel Santalices, del Gremio de Comerciantes de Bicicletas, la crisis que afecta al comercio de este vehículo y que ha causado, afirma, una caída de las ventas entre el 20% y el 50%, según las tiendas y los modelos. Los comerciantes atribuyen este descenso al impacto del bicing y no dudan en calificar la actitud del Ayuntamiento de Barcelona de "competencia desleal".

El frenazo se nota en todo el sector, en especial en la venta de bicicletas urbanas y sus complementos. "Si no se compran bicicletas, tampoco candados, ni luces", dice Pau Foguet, de Bicicletas Castells. Su comercio ha notado una baja en las ventas del 30%. Algunas empresas, como Bicicletas Amat, han optado por llevar el negocio fuera de la ciudad, donde no hay un sistema público competitivo. La tienda Amat de la calle de València, cerró hace un mes y medio.

El problema se ha expuesto en más de una ocasión a los responsables municipales. La última fue el lunes, en una reunión de la comisión cívica de la bicicleta en la que participó el concejal Francesc Narváez. "No encontramos ninguna receptibilidad por parte del Consistorio, sino todo lo contrario", apunta Santalices. Los empresarios saben que no pueden competir con el bicing. Consideran que la cuota de 24 euros no es justa porque no es homologable al resto del transporte público. "Si el concepto es ese, el bicing debería estar en la integración tarifaria y con la misma cuota que otros transportes, o bien que la cuota anual sea mayor", propone el propietario de Espaibici. "A las tiendas del sector que llevamos años y hemos contribuido a implantar la bici en la movilidad urbana, no nos puede decir la Administración que tenemos mal enfocado el negocio", sostiene Foguet. Comerciantes de la bici y otras entidades defensoras de ésta como medio de transporte urbano son muy críticas con la decisión del Ayuntamiento de extender el bicing sin que la ciudad tenga las infraestructuras necesarias. Es como poner el carro delante del burro, opinan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de agosto de 2008