El alcalde impide que se conozca el patrimonio de los ediles de Castellón

Alberto Fabra describe una ciudad idílica y rechaza las propuestas de la oposición

El patrimonio de los concejales de Castellón no se hará público. Lo impidió el grupo mayoritario, el PP, pese a empatar con la oposición, con el voto de calidad del alcalde. En el momento de la votación, Carlos Fabra, presidente de la Diputación, ya se había marchado. Hasta entonces, el debate sobre el estado de la ciudad había resultado plácido.

"A nadie le interesa si alguno recibió una casa de su abuela en el pueblo"

Un paraíso. Con barracones, eso sí. Así es como describió el alcalde de Castellón, Alberto Fabra, la ciudad. Únicamente admitió, como punto crítico, la existencia de barracones, que llamó aulas prefabricadas y que, según dijo, se han instalado porque "así lo han solicitado los colegios". El resto, perfecto. Accesos a la vivienda, mejora de la movilidad urbana, incremento de zonas verdes, proyectos encargados a Calatrava y Gehry, servicios de asistencia, recursos sociales, miles de actividades culturales, planes de igualdad y de ahorro energético, fomento del deporte... "Esperaban que la ciudad fuese un desastre, pero no lo es", dijo el alcalde, que llegó a afirmar que el plan económico financiero al que el precario estado de las arcas municipales le obligó ha sido "un plan pionero que va a ser copiado por otros ayuntamientos".

Quizá Alberto Fabra actuó con la idea de compensar la visión de ciudad "desastre" que debió pensar que presentarían los partidos en la oposición, PSPV y Bloc, en el debate sobre el estado de la ciudad. Pero no fue así. Tanto el portavoz socialista, Juan María Calles, como el del Bloc, Enric Nomdedéu, utilizaron una de sus dos intervenciones para formular propuestas que, en ningún caso, fueron recogidas por el equipo de gobierno. También fueron varios los puntos que los portavoces de la oposición, y no ocurre siempre, coincidieron en criticar. Fueron similares, por ejemplo, sus reproches a la "falta de talante" del PP y a la "prepotencia" del equipo de gobierno, así como sus denuncias de un ayuntamiento en el que "falta transparencia democrática". También hablaron de la situación financiera del consistorio y de la subida de impuestos, momento que el alcalde aprovechó para derrochar datos sobre la crisis económica nacional.

Dos fueron las ideas fundamentales planteadas, incluso dentro del "turno de crítica", por la oposición. El PSPV apostó por un pacto de inversiones públicas, un compromiso municipal, sin partidismos, con el que reivindicar, a "todas" las administraciones la ejecución de infraestructuras con un calendario de financiación. "Esta ciudad ha sufrido en las dos últimas décadas un desinterés más que evidente de las administraciones públicas que es preciso corregir de inmediato", dijo Calles. No obtuvo más respuesta que un "soy exigente con la Generalitat" que Alberto Fabra dijo no muy alto. El Bloc instó al diseño de un modelo de ciudad no como "un asentamiento o un conjunto de viviendas" y mantuvo que Castellón está "perdiendo su personalidad y corre enloquecida a parecerse a cualquier otra ciudad".

Sólo el fallo del aire acondicionado en el salón de plenos acaloró la situación. Sin embargo, minutos después, en un pleno ordinario, el ambiente se tensó cuando los socialistas presentaron una moción con el fin de que las declaraciones de bienes y de actividades de los concejales se publiquen en la página web. Carlos Fabra había abandonado el pleno y el empate en la votación obligó al alcalde a ejercer su voto de calidad para así negarse a la propuesta. A los ciudadanos "no les interesa saber si alguno de nosotros recibió, de su abuela, una casa en el pueblo", dijo el vicealcalde Javier Moliner.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las frases del pleno

- Alberto Fabra (alcalde): "Sí, hay aulas prefabricadas en Castellón, en aquellos centros en los que se están haciendo obras y porque el Consejo Escolar de dichos centros así lo ha solicitado".

- Juan María Calles (portavoz del PSPV):

"Esta ciudad ha sufrido en las dos últimas décadas un desinterés más que evidente de las administraciones públicas que es preciso corregir de inmediato".

- Enric Nomdedéu (portavoz del Bloc): "Castellón está perdiendo su personalidad y corre enloquecida a parecerse a cualquier otra ciudad".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS