Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El herido muy grave de la ambulancia que volcó en la A-7 sigue en la UCI

El marido de la mujer fallecida tras volcar la ambulancia en la que viajaban el lunes cuando se dirigían al Instituto Valenciano de Oncología (IVO) sigue ingresado en la unidad de cuidados intensivos del hospital de La Ribera. De las seis personas que ocupaban el vehículo, sólo sigue hospitalizada otra persona más.

El más grave es el vecino de Villena, de 64 años, que se encuentra en el centro de Alzira, donde sigue en estado muy grave por el traumatismo craneoencefálico y las contusiones múltiples que sufrió en el violento accidente. Su mujer, de 60 años, le acompañaba a someterse a una sesión de radioterapia para tratar el tumor en la mandíbula que padece y murió en el acto en el siniestro.

También resultó herida grave la acompañante de otro enfermo de cáncer, que fue intervenida en el mismo centro sanitario de fracturas en el codo y el tobillo. Esta mujer se recupera satisfactoriamente de la operación, según fuentes de la Consejería de Sanidad, que indicaron ayer que ya ha pasado a planta. Su marido fue la única persona que resultó ilesa.

Los otros dos heridos leves, que recibieron las primeras atenciones en el hospital de Xàtiva y pasaron a última hora de la tarde del lunes a Elda para estar más cerca de sus domicilios, ya han recibido el alta. Uno de ellos es una mujer de 40 años que padece un tumor en el pecho y que dejó el hospital la noche del lunes. El otro es el conductor de la ambulancia, de 22 años que salió ayer por la tarde. Ambos estaban en observación por traumatismo craneoencefálico.

El accidente se produjo hacia las 8.00 en la A-7 entre Alberic y La Llosa de Ranes cuando por causas desconocidas el vehículo se salió de la carretera y dio varias vueltas de campana sin llegar a colisionar contra ningún otro coche. El siniestro tuvo tal virulencia que los bomberos tuvieron que seccionar el armazón hundido del techo de la furgoneta que aprisionaba a algunos de los heridos. La Consejería de Sanidad realiza al año unos 1.100 transportes de enfermos similares al accidentado, ya sea entre hospitales públicos o con destino a centros concertados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 2008